Las técnicas 3D llegan a la odontología

Las técnicas 3D llegan a la odontología

Ya habrás comprobado que la tecnología 3D ha llegado a todos los sectores. El mundo del automóvil, de la medicina, incluso de la comida ya han visto como las impresoras hacen de las suyas. Es una especie de ciencia ficción aplicada a la vida real. Y en este caso la odontología no ha sido exenta de ello. Actualmente, existen impresoras 3D que permiten diseñar y fabricar prótesis dentales. Un gran avance médico que consigue agilizar este procedimiento y, además, aumentar la precisión en los resultados de los tratamientos.

Atrás quedan los años en los que ir al dentista era todo un suplicio para muchas personas. Una de las razones era que daba miedo contemplar los instrumentos que se utilizaban para meternos en la boca. Solo hay que pensar en las ortodoncias de antes. En mis recuerdos tengo una escapada cuando ya estaba en el mismo sillón porque no me atreví a someterme al tratamiento del dentista. Por suerte todo esto ha cambiado y el dolor en el dentista ya es una cosa del pasado. Seguro que tú también lo has notado. 

Prótesis dentales

Nos gustan los datos. Y estos dicen que los últimos informes realizados por la consultora SmarTech Publishing estiman que 2027 la impresión 3D dental alcance los 9,5 mil millones de dólares. También prevé que la tecnología 3D de impresión dental fabricada con metal y resina se convertirá en el principal método de producción para las restauraciones dentales, cubriendo toda la gama de prótesis dentales. Vamos a ponernos en contacto con profesionales de este sector para que nos digan cómo evoluciona el mercado.

Por ejemplo en Clínica Dental David Alfaro nos cuenta cómo es este proceso. “Disponemos de la tecnología más innovadora para el diagnostico y la planificación 3D, puestas al alcance para no hacerte perder tiempo, remitiéndote a un centro radiológico”, explican.

Como te hemos dicho, hoy en día, se pueden fabricar prótesis dentales en impresoras. Pero, para ello, además de la impresora, también se necesita el programa de diseño por ordenador. Así es como te pueden hacer piezas a medidas que se adapten perfectamente a tu boca. Esto, como es lógico, lo que hace es aportar una gran ventaja a los odontólogos. Así es como pueden probar diferentes materiales y productos con una inversión baja de dinero. Además, las impresoras 3D permiten imprimir prototipos con una gran precisión que se amoldan perfectamente a las necesidades de cada paciente.

Lo primero que hay que hacer es un modelo de la boca del paciente. Y es que como puedes entender no hay dos bocas iguales en la vida. Una vez realizado, se imprimirá en tecnología 3D y, así, se podrá diseñar la prótesis de forma precisa. Y esto es ideal, porque gracias a esto se logra que el proceso se haga más rápido. y, Y todo ello con una precisión milimétrica de la prótesis que se va a implantar. Estas prótesis impresas en 3D permiten que las piezas dentales estén mejor ajustadas y, por tanto, sean más cómodas para los pacientes.

Estos avances han supuesto una revolución para el mercado. Hasta ahora nunca se ha usado en la odontología para elaborar y diseñar piezas que no podían hacerse de otra forma. A día de hoy, las impresoras han marcado un antes y un después porque consiguen elaborar piezas de forma mucho más precisa y personalizada a cada paciente.

  •     Acelera la producción de las prótesis dentales
  •     Mejora la calidad de las prótesis
  •     Permite crear, no solo prótesis, sino también, fundas para los dientes, puentes, etcétera.
  •     Los costes de producción disminuyen
  • Se reducen los errores, ya que se puede probar la pieza antes de ser colocada en el paciente e incluso también se pueden imprimir varios modelos distintos de la misma pieza.
  • La impresión 3D permite procedimientos personalizados y mínimamente invasivos.

 Asimismo, el odontólogo puede planificar el procedimiento de forma virtual para tratar a los pacientes de manera más eficiente y exitosa.

Esto también da como resultado el diseño de una sonrisa digital. Es tan fácil como integrar los patrones faciales con los dentales para diseñar por ordenador tu sonrisa ideal, pudiendo realizar una simulación previa y prueba de la misma, sin tocar los dientes. 

Sea como sea, está claro que los dentistas y los técnicos dentales tendrán que equiparse, ya sea con escáneres 3D o impresoras 3D, pero también para dominar un software CAD, un obstáculo para muchos profesionales hoy en día. Todos los sectores han sabido reinventarse, y el de la odontología no puede ser menos.