Calidad: un valor que trata de mejorar una buena cantidad de empresas en España

Calidad: un valor que trata de mejorar una buena cantidad de empresas en España

Si tenemos previsto convertirnos en un gestor empresarial o ya lo somos desde hace algún tiempo, hay una cosa que deberíamos tener bastante clara: la calidad es el valor que más beneficios le puede reportar a nuestra entidad. Se trata de algo que todo el mundo tiene en cuenta, que hace que los clientes vuelvan a confiar en nosotros y que, en definitiva, el negocio fluya. Sin esa calidad, es evidente que muchas empresas estarían abocadas al fracaso. Desde luego, quien no apuesta por la calidad, tiene mucho perdido. Las experiencias en muchas empresas así lo avalan.

Al hablar de calidad en el seno de una organización empresarial, hay que tener en cuenta que estamos hablando de varias cosas. Las podemos resumir en dos puntos:

  • La calidad de nuestros productos o servicios: básica y elemental. Si lo que se lleva el cliente es bueno, volverá a recurrir a nosotros para cuando quiera de nuevo un bien o servicio parecido.
  • La calidad de nuestros procesos: si nos encargamos de que todos los procedimientos en los que se encuentra inmersa la empresa estén impregnados por la calidad y se hagan bien, seguro que esos bienes y servicios también se van a ver «contagiados» con esa nómina de buenos hábitos.

Una noticia publicada en la página web Emprendices realza la calidad en el seno de las empresas. Esa calidad es definida como una cualidad que ha de tener cualquier bien o servicio con el objetivo de «obtener un mayor rendimiento en su funcionamiento y durabilidad«. Y es que no es para menos. Pero también queremos incidir en otra de las cuestiones que se comentan ahí: y es que la calidad es necesaria para la satisfacción no solo de los clientes, sino para las de los accionistas y los empleados, que son igualmente importantes.

El blog de IMF Business School también tiene redactado un artículo que hace hincapié en la importancia que tiene un elemento como la calidad en la gestión empresarial. Desde luego, resulta evidente que la gestión de una empresa también tiene que estar impregnada con la calidad. Y es que de esto depende la capacidad de planificación que tenemos a la hora de enfrentarnos al día a día. Esa planificación es clave no ya solo para que todo salga a la perfección en lo que respecta a nuestros servicios y productos, sino para que nada nos pueda sorprender y tengamos una capacidad de reacción potente ante cualquier imprevisto.

Que las empresas están más preocupadas que nunca por la calidad es algo de lo que ya no queda ninguna duda. Pero hay una cosa que no debemos olvidar respecto a este tema: la calidad no es algo que solo tenga que ver con nuestros productos o servicios, sino que también es algo que tenemos que valorar en todos y cada uno de nuestros procedimientos. Desde Q-Bo nos han indicado que esto es lo que está haciendo que muchas empresas apuesten por un software dedicado a la gestión y el control de la calidad.

Un valor del que presumir

A todas aquellas personas que dirigen una empresa les gusta presumir de la calidad de la que disponen. Es algo lógico y normal. Pero es evidente que, si presumimos de ello, hay que poner todos los elementos para que se reúna esa cualidad. De otro modo, estaríamos engañando al cliente. Y si este se da cuenta de eso, tenemos un problema de calado. No cabe la menor duda de que hay que poner en valor todo lo que hacemos para que nuestra actividad sea mejor… pero siempre teniendo en cuenta que sea verdad lo que estamos apuntando.

Hay que recordar que la calidad implica procesos que se están renovando constantemente. No podemos apostar por la calidad en cualquiera de nuestros asuntos con técnicas del siglo XIX, pero tampoco con técnicas de hace 10 años. Hay que ir al día si queremos conseguir que nuestra empresa sea una referencia en ese sentido. Desde luego, está claro que las empresas lo saben y que se encuentran en la búsqueda de mejoras en ese campo. Si se consiguen, el salto de calidad en el seno de dicho negocio será mucho más que positivo.

Estamos convencidos de que ese salto del que hablamos va a ser algo real y verdadero en muchas empresas de nuestro país, incluso a pesar de la tan delicada situación en la que se encuentra ahora mismo la actividad económica española a causa de la pandemia de coronavirus que llevamos padeciendo casi un año. Somos emprendedores no solo a la hora de montar empresas, sino también a la hora de buscar y encontrar maneras de convertir a esas empresas en verdaderas referencias dentro del sector en el que se encuadran. Y esa es una virtud tremenda.