Branding, marketing y publicidad

Branding, marketing y publicidad

Estas tres palabras son de sobra conocidas por cualquier persona. De forma más directa o indirecta, los consumidores somos parte intrínsecamente ligada a estos tres factores del mundo empresarial. La oferta y la demanda; la creación y la venta. El marketing y sus amigos el branding y la publicidad.

De estos tres términos, sin duda el más utilizado es el marketing, simplemente porque es el más conocido de los tres y con el definimos, de forma errónea todo lo demás. Porque marketing es todo, ¿o no?

El apasionante mundo de la promoción del negocio, la creación de la marca, el desarrollo empresarial. Son infinitos los matices que conlleva el poseer una empresa y hacer que todo el mundo la conozca.

Al final, todo es empresa, todo es negocio. Desde el que te proporciona el branding necesario hasta el consumidor final del producto. Todo es un mercadeo en el que todos, quieren destacar.

Uso empresarial de estas técnicas

¿Podrían definirse como técnicas? ¿O cada disciplina posee las suyas propias? En cualquier caso las empresas o las marcas, cualquier negocio, hace uso de estas disciplinas en mayor o menor medida. De forma más o menos consciente, cuando concibes tu idea de negocio, ya estas creando una imagen, algo que ofrecer y buscas la forma de moverlo en el mercado.

Ahí lo tienes: el branding, esa idea de la imagen que determinará la marca; el marketing, lo que ofreces con esa marca; y la publicidad, como mueves esa marca en el mercado.

Esta es la metodología habitual y la forma en la que estos aspectos están presentes de forma inevitable. Luego está la posibilidad de que alguien se encargue de desarrollar esos aspectos de forma profesional y con toda la intención.

Podría decirse, y de hecho es una realidad, que sin estos factores, un negocio está abocado a no llegar nunca a existir.

Qué es que y para qué sirve

Los profesionales y expertos de Empacke nos cuentan brevemente que caracteriza a cada una de estas partes del marketing. Empezando por ahí, el marketing lo coge todo, las tres disciplinas caen en ese saco pero cada una enfoca un aspecto.

Para entender qué aspectos desarrolla cada una de estas disciplinas, tenemos en primer lugar que conocer de que se encarga cada una.

Con el branding en primera línea, pues lo primordial la marca y la imagen que con ella quieras transmitir. Los entendidos hablan de este aspecto refiriéndose al que o quien soy y que pretendo con esto.

Mediante el branding conoces tu marca, la desarrollas y entiendes de qué va tu negocio. Creas tú imagen, tú logo, los colores que te definen y descubres que te hace tan diferente y especial. En resumen, averiguas quien eres, lo que representas y lo que ofreces. Psicología pura.

El branding evoluciona contigo, con tus clientes y con la competencia. Es algo vivo que debe fluir para mantener en auge el negocio.

Una vez el branding está en marcha, el siguiente paso es desarrollar el marketing. Dentro del marketing se encuentran todos los aspectos relacionados con la potenciación y el desarrollo del negocio propiamente dicho. Estudios de mercado, creación de productos, precios, redes sociales etc.

El marketing centra todos sus esfuerzos en conocer al cliente para ofrecerle lo que necesita. Para lograr este objetivo, utiliza varias herramientas y planes que ayudan y conforman la estrategia global de un negocio.

Estas estrategias o planes son muy diversas, desde el marketing directo hasta el imbound marketing. Pasando por el marketing online o digital o el marketing viral Todas centradas en un único objetivo, llegar al consumidor de forma directa para que te haga saber y entender sus necesidades.

Por último, el paso final, la publicidad. Aquí es donde ya sabes quién eres, lo que ofreces y lo que quieren tus clientes. Es momento de mostrárselo y captar su atención para que ellos también sepan quien eres, que ofreces y que estas respondiendo a sus necesidades.

Muchas veces se confunden los dos términos: marketing y publicidad. No, no son lo mismo, ni son sinónimos. Si fuera de ese modo, se diría marketing o publicidad en lugar de marketing y publicidad. Existen muchas diferencias. Pero el uno no puede vivir sin la otra. Es así de sencillo.

Cuando tus estrategias de branding y marketing se afianzan, llega la publicidad. Las tres disciplinas van ligadas de forma irremediable.

Uno para todas, todas para uno

Simplemente, como diría D’Artagnan: uno para todas y todas para uno.

Las tres ramas para una misma semilla. Una sola semilla puede germinar hasta el punto de convertirse en un gran árbol. Esto quiere decir que estas tres herramientas estarán siempre al servicio de esa idea y viceversa.

Siempre habrá que seguir conociendo esa marca que has creado. El branding puede cambiar porque tu marca se ha hecho mayor y ahora quieres transmitir otra imagen más acorde con el momento.

El marketing tendrá que seguir conociendo a los clientes de forma continua, pues la sociedad evoluciona y cambia continuamente sus gustos y necesidades.

La publicidad será siempre la encargada de mostrar esos cambios al consumidor en potencia.

Con todo esto un poco más claro, podemos añadir que marketing lo abarca todo. Sin llevar a cabo una de estas partes, la otra no funciona. Así pues, cuando se habla de marketing en el mundo empresarial, se habla de este todo que luego se divide para ser ejecutado de forma independiente.

Si tienes un negocio o te planteas tenerlo, no puedes olvidarte nunca del marketing. Se trata de uno de los aspectos más fundamentales para el desarrollo del mismo y en muchas ocasiones, para que funcione.

Un buen marketing es sinónimo de éxito.

Como todo en la vida, conocerse a uno mismo, explotar esos puntos fuertes, conocer el entorno en que te mueves y mostrarle al mundo lo que vales, son las claves del éxito.

Extrapolando estos conceptos de mundo empresarial, el marketing, que engloba dentro de sus disciplinas esa forma de gestión empresarial, se basa en la propia gestión emocional. El marketing es a la empresa como el coach que te ayuda a evolucionar en la vida.