Combatir la edad y el estrés oxidativo es el objetivo de miles de personas en España

Combatir la edad y el estrés oxidativo es el objetivo de miles de personas en España

Ser capaces de alargar nuestra esperanza de vida es el objetivo primordial de muchas naciones. El motivo es claro: si eso consigue, significa que la calidad de vida en este territorio habrá mejorado de una manera sustancial porque habrá alimentos, servicios sanitarios de calidad y la economía funcionará como siempre hemos deseado. Desde luego, no cabe la menor duda de que esos son los grandes deseos de los diferentes gobiernos en el mundo y que esa es la clave para intentar que su mandato se perpetúe en el tiempo. Ni que decir tiene la importancia que eso tiene para ellos.

Una de las cosas que determina el envejecimiento de la población es el estrés oxidativo. De eso depende, en buena medida, el «cansancio» de nuestro cuerpo ante la vida. No todos envejecemos de la misma manera ni mucho menos. Si no todos ni todas tenemos la misma vitalidad a los 30, imaginaos las diferencias que puede haber cuando tenemos 80. De hecho, son muchas las personas que no alcanzan esa edad porque perecen antes de muerte natural. Es cierto que esto es menos común que hace 3 o 4 décadas, pero la realidad es que sigue sucediendo.

Una noticia que fue publicada en la página web El Sevier informaba de algunos aspectos que tienen que ver con el estrés oxidativo, que tiene una influencia tremenda en lo que tiene que ver con la longevidad humana. Ese ha sido el motivo por el cual los médicos y especialistas en sanidad han empezado a valorar los efectos de un asunto como este. Desde luego, no es para menos. Teniendo en cuenta la importancia que eso tiene en un momento como este, es lógico que hay que valorar los efectos del estrés oxidativo para garantizar una mayor esperanza de vida entre nuestra población.

Hay científicos de nuestro país que han estudiado alguna de las cuestiones relativas al estrés oxidativo. En concreto, estos equipos descubrieron que la depresión puede afectar al organismo, sobre todo por el hecho de que la depresión implica grandes cambios en lo que a ese estrés oxidativo se refiere. Cuanta más depresión sufrimos, más rápido envejecemos. Es algo que podemos observar en mucha gente, sobre todo la que tiene depresión a causa de la tremenda presión que sufre en el trabajo. Desde luego, conviene evitar un asunto como este si lo que queremos es envejecer bien.

Combatir los signos de la edad es una de las prioridades de muchas personas en los tiempos que corren. Teniendo en cuenta que es importante mantenerse cuidado en lo que tiene que ver con nuestra imagen en una sociedad que prioriza mucho este elemento, es conveniente mantener a raya nuestro estrés oxidativo. Los profesionales de Tetrasod indican que sigue aumentando el número de personas que está interesada en combatir este estrés oxidativo. Hay una conciencia mucho mayor al respecto y, desde luego, no cabe la menor duda de que tenemos a mano muchos más elementos y profesionales para conseguirlo.

Para disfrutar al máximo de la vida… la salud es fundamental

Hay una cuestión que debemos tener clara en un momento como el actual: cuidar de nuestra salud es básico para hacer que nuestra vida se estire lo máximo posible, pero que se estire bien, con las mejores condiciones posibles y no con un estado de salud que nos condene por completo. Hay mucha gente que suelen opinar que prefiere vivir 75 u 80 años bien, sin problemas de salud, que vivir 90 con dolores. Ahora, es posible vivir 90 y sin los sufrimientos ocasionados por dolores físicos de cualquier consideración.

A nadie debería quedarle la menor duda de que, con los avances sanitarios y tecnológicos de los que disponemos, es más posible que nunca conseguir una cierta calidad de vida y que eso aumente, de paso, nuestra esperanza de vida. Ni que decir tiene que hay que tomarse en serio esta cuestión y poner de nuestra parte para no adquirir vicios que nos conduzcan hasta problemas graves de salud. También es imprescindible no ser lo suficientemente orgullosos como para no pedir ayuda cuando les asole cualquier tipo de molestia. Eso nos puede separar de los nuestros para siempre demasiado pronto.

Estamos en un momento en el que cuidarse pasa a ser una prioridad para intentar apostar por nuestra calidad y esperanza de vida. No cabe la menor duda de que este es uno de los grandes objetivos comunes de todas las instituciones y que hay que hacer todo lo posible por seguir haciendo de la sanidad un auténtico baluarte en nuestro país. Ya lo ha sido durante muchos años y creemos de un modo firme que puede y debe volver a serlo. Solo hace falta compromiso y voluntad. Y todos los seres humanos tenemos la capacidad de conseguirlos.