¿Qué se entiende por Vértigo Posicional Paroxístico Benigno?

¿Qué se entiende por Vértigo Posicional Paroxístico Benigno?

Cuando se habla de Vértigo Posicional Paroxístico Benigno (VPPB) nos referimos a un trastorno o una sensación irreal de movimiento o desplazamiento de nosotros mismos o de los objetos que nos rodean, como si el entorno girase a nuestro alrededor o nosotros alrededor de él y fuésemos a caer en algún momento, lo que nos produce una sensación irreal de girar o estar dentro de una noria que no podemos controlar. Una vez definido lo que supone la palabra vértigo, diremos que posicional se refiere a que el vértigo se produce cuando la persona que lo sufre cambia la cabeza de posición, es decir cuando la inclina hacia arriba, hacia abajo, se recuesta, se agacha, gira o se sienta en la cama. Por paroxístico se entiende que se presenta de forma brusca, súbita y con una duración breve en el tiempo, por lo general de menos de un minuto, y por benigno se especifica que este trastorno no es peligroso para la salud.

En la gran mayoría de las veces el paciente puede confundir los vértigos con mareos e incluso puede acudir a la consulta médica manifestando que sufre mareos, lo que puede dificultar una correcta interpretación del síntoma o un tratamiento adecuado, por lo que se hace necesario aprender a diferenciar claramente lo que es un vértigo y un mareo. En el mareo, al igual que en el vértigo, la sensación que nos produce es de inestabilidad e inseguridad, pero no sentimos una percepción de giro de los objetos que nos rodean. Otra diferencia reseñable es que mientras el vértigo se presenta de forma súbita y breve, en el mareo tiene una mayor duración.

Los episodios de VPPB pueden sufrirse de forma intermitente, de tal forma que pueden sufrirse varios o muchos episodios en el transcurso de unos días o semanas y pasado este tiempo desaparecen por sí solos para luego volver a aparecer.

Además de esa sensación de giro de los objetos que nos rodean, inestabilidad e inseguridad anteriormente mencionada, otros síntomas comunes que se suelen dar son:

  • Náuseas, vómitos.
  • Movimientos oculares involuntarios y anómalos, lo que se conoce como nistagmo.
  • Alteraciones del equilibrio, incluso cuando se está parado o caminando.
  • Pérdida de fuerza y sensación de debilidad en todo el cuerpo.

El VPPB, aunque molesto no es grave, pero tampoco es predecible, por lo que puede llegar a condicionar mucho la vida o actividad laboral de una persona, ya que se desconoce cuándo le va a ocurrir, pudiendo presentarse tanto en movimiento como en reposo, lo que aumenta el riesgo de sufrir graves caídas, lo que supone un gran problema dentro de distintas profesiones y actividades que se desarrollan en el sector de la construcción. En este sentido, aunque estas empresas no son ajenas a esta posibilidad, lo cierto es que procuran adaptarse a las circunstancias de cada trabajador para que pueda operar sin mayor problema. En este sentido, Cubiertas Estévez es una de las empresas que, estando especializada en la rehabilitación y reparación de cubiertas y tejados y trabajando siempre con materiales de primera calidad, cuida a sus empleados con la mayor de las garantías para que estos no sufran cualquiera de estos inconvenientes.

El Vértigo Posicional Paroxístico Benigno se caracteriza por ser un vértigo periférico, es decir aquel en el que hay afectación del laberinto en el oído interno o del nervio vestibular, y se debe al movimiento de partículas o cristales de carbonato cálcico que normalmente se encuentran en una parte del oído interno hacia otra zona del laberinto denominada canales semicirculares. Al mover la cabeza se mueven estos cristales e irritan las zonas del laberinto produciendo el vértigo. Este movimiento de partículas puede estar causado por diferentes factores como la edad, reposo prolongado en la cama, una otitis, lesión en la cabeza o en el oído, etc.

Una vez diagnosticado el VPPB, el médico puede recetar un tratamiento farmacológico para aliviar los síntomas, si bien es importante conocer cómo podemos actuar cuando se presente algún episodio como, por ejemplo:

  • Sentarse o tumbarse, ya que permanecer de pie puede llegar a ser peligroso por el riesgo de caída.
  • Fijar la mirada en un punto concreto o en un objeto que no esté en movimiento.

¿Cuáles son las enfermedades más habituales del oído?

Las enfermedades más habituales del oído son:

  • Es una inflamación del oído, causada generalmente por una infección. Sus principales síntomas son dolor de oído, fiebre, supuración, etc.
  • Disminución o deficiencia de la capacidad auditiva, pudiendo ser unilateral o bilateral, según afecte a uno o a los dos oídos. Y según el grado de pérdida de audición puede ser leve, moderada o grave.
  • Acúfenos. Son ruidos o sonidos que se perciben sin un estímulo exterior.