Impresiones 3D de carne

Impresiones 3D de carne

Es impresionante hasta dónde puede llegar el ser humano. Las nuevas tecnologías nos han permitido avanzar de manera impresionante en estos últimos 50 años y hoy en día existen aparatos que hace menos de 5 años parecían sacados de un mundo futurista para el que aún faltaba mucho tiempo. Sin embargo, como podemos ver hoy, no faltaba tanto. La pena es que no haya llegado de la mano de esas tecnologías una cura para el covid19, o una vacuna, tan rápidamente como se propagaba el virus.

No obstante, desde Factor Crítico seguimos apostando por los investigadores, y por todos esos profesionales de la salud, camioneros, empleados de supermercados y demás que se están dejando la piel para que a nosotros no nos falte de nada. Desde aquí, un aplaudo para todos ellos.

Y dejando a un lado el monotema del mes, o de los próximos meses (aún no lo tenemos muy claro), hoy quiero hablaros de las impresoras 3D y de las posibilidades que pueden ofrecernos.

Hasta la fecha, se había hablado de impresiones de artículos de ortopedia a medida en cuestión de horas, de maquetas, e incluso de órganos humanos con los que los cirujanos pueden trabajar y “ensayar” antes de la gran operación. Según Sicnova3D, de hecho, las aplicaciones de la impresión 3D son tantas como creatividad pueda tener quien posee la impresora, o conocimientos científicos posea.

Y es que lo que hoy os traigo es una noticia fantástica para vegetarianos, pero también para la industria alimentaria en general, y es que una empresa española ha conseguido imprimir un filete con textura, sabor y apariencia de carne tradicional pero hecho a base de plantas. Sus ingredientes son algas, guisantes y zumo de remolacha. Aún están investigando, y hablamos tan solo de un prototipo, pero el filete una vez cocinado, no dista mucho en imagen de los que sería un filete real de carne a la brasa.

El objetivo de la compañía es que el filete falso esté disponible en bares y restaurantes de España e Italia este mismo año, aunque no descartan que sale el 2021, sobre todo ahora que todo se encuentra paralizado debido al coronavirus.

Ese filete tiene un coste de producción de 1,15 euros, por lo que podría estar en el mercado a un precio más o menos razonable, algo que se convertiría en una fantástica baza comercial pues hasta la fecha, prácticamente cualquier producto ideado para vegetarianos o veganos tiene un coste mucho mayor que el producto tradicional al que estamos acostumbrados, a pesar de que su producción sea más o menos igual.

Cuidado con las grasas

No obstante no es oro todo lo que reluce y algunos expertos han criticado este tipo de carnes fabricadas a base de plantas por ser demasiado altas en grasas y sal. Según la empresa creadora de esta nueva carne, en su caso este hándicap está subsanado pues sus impresiones, aseguran, no contienen colesterol ni hormonas o antibióticos que a menudo encontramos en la carne real. Ahora bien, a fecha de hoy esto no ha podido ser constatado por ningún laboratorio externo ya que la carne aún no está disponible. Habrá que esperar un poco para hacer los análisis pertinentes.

Ahora bien, esta empresa llamada Novameat no es la única compañía que está a la carrera por conseguir sacar al mercado el primer filete “de carne” impreso con plantas y otros vegetales, empresas como Redefine Meat también está en la competición. Se trata de una empresa cuya sede se encuentra en Israel que ya ha dado a probar públicamente carne de su producción, aunque tampoco está en el mercado aún.

Otras compañías incluyen en sus ingredientes fibras de hongos y, para los no vegetarianos, filetes impresos producidos con células de carne de res cultivadas en laboratorios.

La parte positiva de todo esto, tanto si hablamos de filetes vegetales o no, es que si este tipo de comida se comercializara de forma masiva, la teoría dice que conseguiríamos reducir las emisiones producidas por la industria cárnica, aunque luego habría que valorar cuánto empleo se crearía para producir esta comida con respecto al empleo que se destruiría en la industria ganadera y la agricultura animal. Pero este tema, aunque igual de importante, es otro del que no vamos a hablar hoy.

Al final, lo importante de las nuevas tecnologías, es saber aprovechas lo que estas pueden ofrecernos, siempre que el resultado tengas más pros que contras, o que el objetivo final sea siempre en beneficio de todos.