¿Cómo cuidar la salud ante la vuelta al trabajo tras la pandemia?

¿Cómo cuidar la salud ante la vuelta al trabajo tras la pandemia?

Con la declaración por el Gobierno de la Nación del estado de alarma mediante el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, como consecuencia de la situación sanitaria surgida por el brote epidémico del Covid-19, así como la declaración de pandemia internacional realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el día 11 de marzo de 2020, y una vez cumplidas las expectativas de remisión del punto máximo del brote de la enfermedad, tras el cumplimiento de todas las fases de la necesaria desescalada, se hace necesario que la población prosiga su actividad diaria y consiga volver a la nueva normalidad. Para ello en el Boletín Oficial del Estado núm. 163 del 10 de junio de 2020 se publica el Real Decreto-Ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. 

Este Real Decreto persigue que la vuelta al trabajo se haga de una forma saludable y segura para el trabajador, por lo que las empresas deberán establecer una serie de medidas que garanticen que tanto el entorno de trabajo como el puesto de trabajo de cada trabajador sea lo más seguro posible. Así, el artículo 6.1 del mismo establece el uso obligatorio de mascarillas en la vía pública, espacios al aire libre o en cualquier espacio cerrado de uso público, cuando no pueda garantizarse el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal de 1,5m. como mínimo. Asimismo, el art. 7.1 dispone que el titular de la actividad económica, o en su caso el director de los centros y entidades, deberá:

  • Adoptar medidas de ventilación, limpieza y desinfección, con arreglo a los protocolos que se establezcan en cada caso.
  • Poner a disposición de los trabajadores agua y jabón o geles hidroalcohólicos o desinfectantes con acción virucida, autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad para la limpieza de las manos.
  • Adaptar las condiciones de trabajo, la ordenación de los puestos de trabajo y la organización de turnos, así como los lugares comunes para que se garantice el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal mínima de 1,5 m. entre el personal. Cuando no sea posible debe proporcionarse a los trabajadores equipos de protección adecuados al nivel de riesgo.  
  • Adoptar medidas para evitar la coincidencia masiva de personas, tanto trabajadores como clientes o usuarios, en los centros de trabajo.
  • Adoptar medidas para la reincorporación progresiva de forma presencial a los puestos de trabajo y la potenciación del uso del teletrabajo cuando por la naturaleza de la actividad laboral sea posible.

Del mismo modo, el art. 7 en su apartado 2 establece que no deberán acudir a su centro de trabajo, los trabajadores que presenten síntomas compatibles con el Covid-19 o que se encuentren en aislamiento o cuarentena domiciliaria por haber tenido un contacto estrecho con alguna persona con Covid-19.  Además, si una persona trabajadora comenzara a tener síntomas compatibles con la enfermedad, contactará de inmediato con el teléfono habilitado en su Comunidad Autónoma, su centro de salud y con los servicios de prevención de riesgos laborales. Se colocará una mascarilla y seguirá las recomendaciones que se le indiquen, hasta que su situación sea valorada por un profesional sanitario, conforme a lo que determina el apartado 3 del art. 7.

El incumplimiento de estas medidas será sancionado y su vigilancia, inspección y control corresponderá a los órganos competentes del Estado, de la Comunidades Autónomas y de las entidades locales según sus competencias, según establece el art. 31 del mencionado RD.

Los plazos se anularon durante el estado de alarma

El estado de alarma conllevó en el orden administrativo la suspensión e interrupción de los plazos de todos aquellos expedientes que afecten a todo el sector público definido en la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, conforme a la Disposición Adicional Tercera del Real Decreto 463/2020, mientras que la Disposición Adicional Cuarta decreta la suspensión de los plazos de prescripción y caducidad durante el estado de alarma y las prórrogas aprobadas. Disposiciones que han quedado derogadas con fecha 04 de junio de 2020, según establece la Disposición Derogatoria Única del Real Decreto 537/2020, de 22 de mayo. Estas normativas, aunque complejas, son vitales para saber como afectará la desescalada a los procesos judiciales, entre otros. Es por ello por lo que si vosotros tenéis dudas acerca de un plazo en concreto o necesitáis asistencia legal, nosotros os recomendamos que os pongáis en manos de Martin Laucirica, ya que este grupo asesor conoce y tiene en cuenta para su día a día los nuevos vigentes en todas las materias, dado que prestan asesoramiento tanto en temas fiscales como laborales, contables, jurídico o mercantil a pequeñas empresas, como a autónomos o particulares.