¿Cómo prevenir las caries?

España tiene una incidencia de caries del 33% en menos de 5 años y del 95% en los adultos, de hecho, tenemos una de las tasas más altas de caries en Europa y un estudio realizado por la Organización Colegial de Dentistas de España advierte de que en 2020, además, aumentarán las patologías de la articulación temporomandibular, las enfermedades periodontales y seguiremos sin reducir la incidencia de caries en la población. Una gran expectativa ¿verdad?

Del mismo modo en el que para otras cosas España tiene muy buenos números, en la salud bucodental suspendemos estrepitosamente, y más aún en lo que a caries se refiere. Los expertos aseguran que los niños pequeños empiezan sufriendo sus primeras caries debido a una mala higiene bucodental, ya que no se les suele inculcar una rutina óptima y, por ende, tampoco la trasladan a su madurez, por lo que la situación sigue empeorando. Además, a pesar de que las primeras caries aparecen en los dientes de leche, es necesario empastar pues, de lo contrario, es posible que la caries siga avanzando hasta llegar al diente permanente del niño y se sufran afecciones derivadas.

Si a todo esto, que no es poco, le añadimos ciertas modas que están causando impacto en nuestra sociedad y que pueden causar daños en nuestra dentadura, el cóctel molotov ya está montado. Algunas de esas modas, de hecho, están ahora tan vigentes que es necesario promover su desuso de manera inmediata. Una de ellas es el uso de la pasta de dientes de carbón.

Un estudio publicado por el British Dental Journal ha demostrado que el uso de este tipo de pasta puede aumentar el riesgo de abrasiones en los dientes al tiempo que contribuye a la proliferación de caries. Pero lo más interesante de todo esto es que, además, no blanquea los dientes que el objetivo que se persigue con ella.

Pero el problema de todo esto que es la virulencia con la que llegan algunos de estos “trucos” o “productos” a nuestras televisiones, móviles y ordenadores tiene tal brutalidad que al final, sin llegar a informarnos sobre los posibles efectos adversos, caemos en la tentación de probar la efectividad de los mismos buscando una meta que, la mayoría de las veces, ni si quiera conseguimos.

Algunos Consejos

La Organización Colegial de Dentistas de España ha publicado una serie de recomendaciones para que toda la población sepa cómo prevenir las caries:

  • Alimentación: lo principal, aunque parezca el consejo de la abuela, es bajar el consumo de azúcar, ya que altera los niveles de bacterias presentes en la cavidad bucal. Debemos evitar los zumos, los refrescos con gas, la bollería industrial y, por supuesto, las golosinas. Conclusión: debemos llevar una dieta sana y equilibrada.
  • Higiene: cepillarnos los dientes tres veces al día, después de las principales comidas, usar el hilo dental y el colutorio, asegura una limpieza óptima. Debemos recordar también limpiar la base de nuestra lengua, los espacios interdentales, e incluso nuestro paladar.
  • Revisiones: la visita el dentista anual debe ser totalmente obligatoria para toda la sociedad, una visita en la que, además, nuestro dentista realizará una limpieza profesional. No obstante, lo ideal sería visitar a nuestro dentista de confianza una media de dos veces al año, cada seis meses.
  • Uso de pasta de dientes con flúor: hay muchos tipos de pasta de dientes, pero si queremos prevenir las caries debemos elegir una que contenga flúor entre sus ingredientes, pues refuerza el esmalte dental.
  • Fisuras: no es extraño que, antes de llegar a la caries, nuestros dientes sufran unas pequeñas fisuras previas. Si sellamos esas fisuras, podemos frenar el desarrollo de la caries.
  • En la infancia: es primordial inculcar en los niños una buena rutina de higiene bucodental. Una buena higiene aprendida será trasladada a la edad adulta del niño, consiguiendo así que mantenga esos hábitos el resto de su vida. Esto, por supuesto, debe empezar a hacerlo los padres o tutores que conviven con ellos desde el primer día en el que asoma su primer diente de leche. Obviamente, a esa edad (entre los 4 y los 6 meses de vida), la higiene la llevará a cabo el adulto pasando una casa húmeda por las encías del bebé y los dientes evitando así que el azúcar de la leche materna o de fórmula se deposite en la superficie de los dientes del bebé.

El anonimato de donantes de óvulos y esperma a debate

Estamos a primeros de abril, y como cada año, todos los medios de comunicación se hacen eco de la Declaración de la Renta y de información novedosa al respecto. Este año, de entre todas las noticias que he leído (más de lo mismo, como siempre) hay una que ha llamado mi atención pues se comunicaba al lector que hay ciertas situaciones que se han de declarar y que no todo el mundo las conoce, una de ellas, la donación de óvulos.

Las donaciones de óvulos o esperma, en España, tributan como ganancia patrimonial. Es decir, cualquier persona que haya recibido una compensación económica por donar sus óvulos o su esperma tiene que declararla en la renta y tributará según la tarifa general del impuesto. Esto me resulta curioso teniendo en cuenta que a día de hoy no existe ningún registro de donantes. En otras palabras: no hay ningún listado oficial en el que se identifique a los “donantes de vida”. No obstante, esto es algo que va a cambiar pronto, o al menos así lo pretenden las autoridades.

Hace ya algunos meses se anunció que se iba a crear un registro nacional con los nombres de los donantes de semen u óvulos y la clínica en la que han donado con el fin de evitar que una misma mujer, o un mismo hombre, pudiera llegar a ser padre o madre biológico/a de más de cinco bebés. Esto es algo lógico, puesto que ya salieron a la palestra en otros países casos en los que un hombre era ya padre biológico de más de 15 jóvenes, lo que podría provocar que esas personas se conocieran y tuvieran hijos que, al fin y al cabo, tendrían genes comunes de hermanos biológicos.

Donación anónima en peligro

Por otro lado, el anonimato podría estar también en peligro y esto es algo con lo que debemos llevar mucho cuidado teniendo en cuenta que es una de las claves por las que en España se consiguen tantos donantes dispuestos a regalar vida. De hecho, tras la publicación de los resultados de unas encuestas a donantes que se hicieron en diferentes clínicas hace un año, podemos afirmar que más de la mitad de donantes habrían decidido no regalar sus óvulos o su esperma si esa donación no hubiera sido anónima.

Según As.com, Deporte y Vida, y el doctor Moisés de La Casa, “España es pionera en la donación de óvulos y espermatozoides. El 40 % de los tratamientos de reproducción asistida con donaciones en Europa se producen en España. Las consecuencias de eliminar el anonimato en la donación de óvulos y esperma serían las que han surgido en el resto de Europa. Desde la aprobación de eliminar el anonimato en países como Reino Unido, Alemania o Portugal, el número de donantes ha disminuido de forma estrepitosa. Hasta tal punto que, se han creado listas de espera en estos países para recibir un tratamiento de reproducción asistida debido a que ahora existe una falta de abastecimiento de gametos”.

En IVIDona tienen una opinión similar, aunque creen que aquellas mujeres que donan sus óvulos altruistamente con el único fin de ayudar a otras mujeres a ser madres seguirían siéndolo, aunque con ciertas reticencias.

Por lo visto, el Comité de Bioética, que es órgano asesor adscrito al Ministerio de Sanidad, plantea la duda sobre si las donaciones de espermatozoides y óvulos deben seguir siendo anónimas,  ya que el niño o niña podría tener derecho a conocer su pasado biológico cuando cumpla su mayoría de edad.

Y es que este tema está realmente candente en nuestra sociedad, sobre todo después de que con la reforma de ley de 2015 se permitiera a los menores adoptados conocer quiénes son sus progenitores biológicos a partir de la mayoría de edad. El tema en cuestión, al final, es muy similar al de las donaciones de óvulos y esperma anónimas, y por ende es un tema que entra en debate de manera lógica, a pesar de que la resolución de ese debate pueda significar la pérdida de gran parte de esos donantes.

Qué pasa en Cataluña

Todos los partidos políticos hablan de Cataluña. Incluso llegan a decir que de cara a las próximas elecciones generales del 28 de abril es su principal problema. Es decir que a los españoles no nos interesa el desempleo, la falta de oportunidades, la desigualdades, la despoblación, la violencia de género. No. Eso no nos interesa. Los políticos creen que lo que nos interesa a los españoles es la situación que se está viviendo en Cataluña. Una situación que, sin duda, se ha llegado allí por culpa de ellos mismos.

Un problema que intentar buscar soluciones solo crean dificultades. Algunos solo ponen palos en las ruedas de la bici y otros intentan solucionarlo echando gasolina. Vamos a intentar entender un poco más la situación España-Cataluña desde el punto de vista de una persona que lleva varios años visitando con asiduidad Barcelona.

Qué paso el 1-O

Hay que recordar que todo viene del famoso 1 de octubre de 2017. Los resultados de la polémica consulta, que contó con un 43% de participación y sobre la que pesan denuncias de irregularidades, dejaron un 90% de votos a favor de la independencia. Pero claro para muchos fue un referéndum falso. Incluso se llegó a ver votar dos veces a la misma persona o gente echando votos de más en las urnas. Según el último sondeo realizado el pasado julio por el centro de Estudios de Opinión de la Generalitat de Cataluña, un 46,7% de los catalanes apoya la independencia de Cataluña frente a un 44,9% que la rechaza. El número de indecisos se sitúa en el 6,7. No sabemos qué podrá pasar en el futuro.

Pero la pregunta es si todo esto ha provocado un clima de tensión en Cataluña. Hay elementos que nos llevan a pensar en una tensión, no en un conflicto, sino en una tensión que tiene que ver con la identidad. Como si hubiera comunidades nacionales que viven en Cataluña y que se han cerrado en sí mismas. ¿No crees?

Otro aspecto que dicen para echar en cara a los catalanes es que los negocios se muestran maleducados con los turistas. Para nada. Durante varios años llevo alojándome en el mismo hotel y la actitud de sus trabajadores es siempre igual de amable. Cuando estoy en el Mercer Barcelona me siento como en mi casa y no veo ningún mal detalle. Eso de que siempre hablan en catalán es falso. 

Uno de los elementos más visibles de esta división son los lazos amarillos y otros símbolos y mensajes de solidaridad y protesta contra el encarcelamiento de los políticos independentistas. Yo he llegado a ver muchos por la calles, pero es cierto, que la gente es muy respetuosa. Si tú quieres ponerlo, si no, pues no. Yo desde mi punto de vista de turista no he tenido ningún problema.

¿Qué pasará ahora?

En los próximos meses, varios acontecimientos políticos y judiciales marcarán la situación de Cataluña. Primero el fallo del famoso juicio por el process que se está celebrando. El resultado del juicio a los líderes independentistas, apuntan los analistas, también condicionará la política catalana en los próximos meses. Y segundo, las elecciones generales. Si Pedro Sánchez tiene que volver a pactar con los partidos que quieren la independencia volveremos a estar en la misma situación.

La cosa no es fácil, pero es cierto que este problema es más de los políticos. Parece que les viene bien que haya esta crispación en las calles. Ojalá este problema se pueda resolver desde el diálogo. Sin familias que se rompan, ni gente que tenga que irse de Cataluña. Creo que España y Cataluña se necesitan mutuamente.

En primer lugar, Cataluña tiene asignados 1.521 millones de euros  en ayudas de los Fondos Estructurales y de Inversión para el periodo 2014-2020, según datos de la UE. Algo que si se van, ya no tendrían. Según el gobierno catalán, su región aporta a las arcas españolas más de lo que recibe a cambio. En concreto, 16.000 millones de euros, lo que supone un 8% de su PIB. Algo que España también perdería.

Sin embargo, lejos de lo económico, creo que con una separación lo que se perdería es un clima de amistad, de buen rollo y de amistad que siempre ha existido entre unos y otros. Ojalá que los políticos pensaran un poco más en esto.

Las denuncias derivadas del test de alcoholemia, a menudo excesivas o injustificadas

Coger el coche es algo bastante habitual para cualquier tipo de persona en todo el mundo y España no es una excepción a tal efecto. Cada año, en nuestro país, se producen millones de desplazamientos para un gran abanico de acciones: acudir al trabajo, irnos de vacaciones, ir a visitar a la familia al pueblo… Estas son cuestiones que afectan a una gran mayoría de gente en nuestro país y que hacen que el coche sea el mejor de nuestros aliados para garantizar un desplazamiento cómodo y adecuado a nuestros horarios.

Pero no tenemos por qué negar que coger el coche supone un cierto riesgo para nosotros, puesto que de este modo nos exponemos a los controles de alcoholemia y a las consecuentes multas que la Guardia Civil interpone cada año a personas que superan la tasa de alcohol en sangre permitida, que es bastante fácil de rebasar y que nos impide que tomemos siquiera un trago de cerveza mientras dura el viaje o durante un descanso en éste.

Para ver hasta donde llega todo lo que tiene que ver con las denuncias y los controles de alcoholemia, vamos a ofreceos algunos de los datos que nos han valido de documentación a la hora de escribir este artículo. El primero nos llega desde el diario ABC, que aseguraba en una noticia publicada en 2018 que eran 450 los denunciados o denunciadas por dar positivo en controles de alcohol y drogas cada día en el interior de nuestras fronteras. Y es que, por desgracia, este tipo de situaciones se ha convertido en algo habitual en nuestro país.

Las autoridades han puesto todos los medios a su alcance para tratar de aumentar el número de denuncias a conductores que dan positivo en este tipo de controles. Una noticia que fue publicada en la página web del diario La Razon hacía hincapié en que se había aumentado en un total de 10.000 unidades los controles de alcoholemia solo en lo que tenía que ver con la Comunidad de Madrid, habiendo aumentado el porcentaje en más de un 5% y siendo 175.000 los conductores y conductoras que se habían sometido a este tipo de situaciones.

Las autoridades públicas no han estado tan encima de los conductores y conductoras como lo están ahora. Mucha gente considera que, detrás de eso, existe un afán recaudatorio que hace que aumente el número de denuncias y que todos y todas, por tanto, seamos susceptibles de recibir una carta en casa de la Direccion General de Tráfico que no nos guste nada. En muchos de estos casos, las denuncias son injustificadas o son excesivas. Los profesionales de Alcoholemias Barcelona, una entidad preparada en lo que respecta a la defensa de los ciudadanos en este tipo de situaciones, nos han comentado que la gente apenas es consciente de que tiene mecanismos para defenderse y que suele acatar, por regla general, estos abusos por parte de las autoridades.

Tener cuidado en la carretera es, de todos modos, nuestra obligación

Es evidente que buena parte de las denuncias que se interponen llevan su razón y están cargadas de motivos. En ese aspecto es donde todos los que conducimos un vehículo tenemos que mejorar. De nada vale quejarse si se infligen las leyes de circulación y se pone en peligro no solo la integridad de la gente que conduce en la misma vía que nosotros, sino la nuestra propia y la de nuestra mismísima familia.

Está claro que muchas de las acciones que luego se reclaman son completamente injustificables y que merecen un castigo ejemplar. Desde luego, el cuidado al volante es algo que se debe incentivar en España y cuya publicidad debe girar en torno a la cantidad de muertes que se producen cada año en nuestras carreteras y la cantidad de vidas que se arruinan en las mismas.

Solo el paso del tiempo nos hará saber si mejoramos o no en lo que tiene que ver con la seguridad vial. Está claro que, en este sentido, nuestra sociedad necesita mejorar sus registros y sus hábitos. Esta será la base para hacer posible que siga bajando el número de accidentes, de muertes y, por ende, de controles de alcoholemia que terminen con un positivo para el conductor o conductora que se someta a ellos.

El sector poblacional mayor de 65 años necesita mayor atención

En los párrafos que siguen vamos a analizar acerca de uno de los problemas que afecta a España en una mayor medida. No hablamos de otra cosa que de la media de edad en este país, que ha venido creciendo en los últimos años y que se ha convertido en una de las cuestiones que más nos preocupan a los españoles de un tiempo a esta parte. Más que nada porque es un problema que está directamente relacionado con uno tan importante para el conjunto de nuestra sociedad como lo son las pensiones.

España es un país en cuyo territorio ha aumentado la incidencia de personas que superan los 65 años y que, por tanto, ya están jubiladas y pueden presentar algún problema de salud. Esto no solo hace que existan problemas en lo relativo al pago de las pensiones (que parece ser que es lo que más preocupa) sino que, además, es importante desde el punto de vista de que se necesita una mayor especialización para tratar a personas de este tipo.

Una noticia publicada en el portal web de El Independiente informaba de que, en España, por primera vez en la historia, la población había alcanzado una media de edad de 43 años, algo que es bastante preocupante puesto que es la más alta que hemos tenido y pone de manifiesto que tenemos unas tasas de natalidad que cada día son más y más pequeñas. Desde luego, este es un factor con el que debemos ser críticos puesto que, en la sociedad en la que vivimos a día de hoy, es bastante difícil tener hijos e hijas. Más complicado que nunca, podríamos decir.

En el otro lado de la balanza se encuentra el hecho de que nuestro país ha ganado una esperanza de vida que es bastante importante y que le hace situarse, de acuerdo con la información que se maneja en una noticia del diario El País publicada en noviembre de 2017, en la segunda posición en lo que se refiere a los países de la OCDE. Aunque este es un apunte positivo, debemos ser claros: que la población sea cada vez más mayor no solo tiene que ver con que vivimos más. También es evidente que, cada año, nacen menos bebés.

En una sociedad que es cada día más envejecida, como lo es la española en pleno 2019, no cabe la menor duda de que es muy importante que garanticemos que se prestan todos los servicios que son necesitados por la tercera edad, algo que nos preocupa bastante y que no se cumple en buena parte del territorio español. Los profesionales de Sanvital, una entidad dedicada a gestionar apartamentos para mayores, nos han comentado que, en lo relativo a este sector, la competencia todavía no es demasiado grande porque no mucha gente se ha interesado en satisfacer las necesidades de este grupo de población.

Un problema que va a ser todavía mayor

Desde este blog criticamos que se produzca este tipo de cuestiones puesto que es algo que afecta a nuestra sociedad y, por tanto, a todos y cada uno de nosotros y nosotras. Y más que lo va a hacer. Hay que tener en cuenta que todas las personas que nacieron en la década de los 60, la generación más abundante del siglo XX y que se conoce como «Baby Boom», ya tienen una edad cercana a los 60 y que por tanto están a las puertas de una jubilación que va a traer todavía de cabeza a los macroeconomistas españoles, sobre todo en lo que tiene que ver con las pensiones.

Lo que no tiene ni pies ni cabeza es que el sector servicios dedicados a los mayores de 65 años no crezca. Realmente, es un error por parte de las empresas españolas no apostar por este tipo de negocio, puesto que el público objetivo de su actividad va a ser tremendo en tan solo unos pocos años. Lo único que nos puede pasar es que nos demos cuenta tarde de todo lo que es necesario para cubrir las necesidades de nuestros mayores. Cuando ya no podamos hacer nada al respecto.

No cabe la menor duda de que, para que una sociedad crezca, es fundamental que haya mucha gente joven en ella. Pero los mayores también son importantes y hay que tenerles en cuenta, máxime cuando su volumen de personas es tan grande como lo es a todos los efectos en un país como el nuestro.

Seamos críticos con los críticos del disfraz

¿Existen límites al humor? Esta es una de las preguntas que más está traspasando fronteras en los últimos tiempos. En los últimos años, algunas personas han sido severamente criticadas por haber sobrepasado ciertos límites. Y es lógico. El «humor negro», como lo llaman, es realmente algo perjudicial para nuestra sociedad y se está tratando de combatir en los últimos tiempos, con más o menos éxito según el caso. Pero, de lo que no nos puede caber ninguna duda, es de que no todas las formas de humor son criticables. Al menos, no deberían serlo.

En los párrafos que siguen vamos a hacer especial hincapié en lo que tiene que ver con el humor que se desprende de los disfraces. Ni que decir tiene que esta es una de las maneras que tiene la gente de muchos lugares de disfrutar de festividades como Carnaval, Halloween o una despedida de soltero o soltera, por ejemplo. Pero algunos de esos disfraces se han llevado críticas muy duras en los últimos tiempos. Críticas con las que nosotros, a su vez, queremos ser críticos en los siguientes párrafos.

Un artículo que fue publicado en la página web La Opinión aseguraba que era posible que existiera un posible trasfondo xenófobo en lo que tiene que ver con determinados tipos de disfraces. De ahí la pregunta con la que se titulaba dicho artículo: «¿Existen límites para un disfraz?«. Es evidente que el respeto siempre debe ser algo a tener en cuenta cuando nos disfrazamos de un determinado personaje. Pero tampoco hace falta ser tan puntillosos y tan exagerados a este respecto. El humor es algo que no podemos dejar de lado nunca.

Otro de los ejemplos que mejor ejemplifican lo que venimos hablando es la niña irlandesa que se disfrazó del futbolista egipcio del Liverpool Mohamed Salah. Este disfraz fue acusado de ser considerado racista a causa de que la niña cambió su tono de piel para parecerse a su ídolo. Ese disfraz se hizo viral en las redes sociales y lo cierto es que esto es lo que no puede ser. ¿Qué tiene de racista que una niña de 9 años se disfrace de su ídolo? No se puede criticar por criticar.

Durante los últimos tiempos han sido bastante habituales las críticas hacia todo tipo de disfraces, muchas de ellas sin fundamento alguno. Parece ser que estamos en un momento en el que la gente tiene más reparos y más dudas a la hora de disfrazarse precisamente por este tipo de cuestiones. Y es una verdadera lástima. De lo que no cabe ninguna duda es que no todos los disfraces son ofensivos ni se adquieren para ridiculizar a nadie. Este pensamiento, desde luego, es nocivo para el humor y para buena parte de la gente a la que este humor le da la vida.

Los niños, los principales beneficiados del humor en los disfraces

Si hay un grupo de población que se beneficie de todo lo que rodea a los disfraces es el que compete a los niños. No cabe la menor duda de que los niños encuentran en los disfraces una manera que es realmente importante para ponerse en la situación de otros, para empatizar y para comprender una buena cantidad de situaciones a las que se pueden enfrentar otras personas. De lo que no cabe duda alguna es de que disfrazarse sigue siendo una buena manera de, por una parte, disfrutar de la vida y, por otro lado, aprender cosas nuevas.

Solo hay que ver la ilusión que se desprende de las caras de los más pequeños cuando llega una festividad como lo es Halloween y Carnaval. Y es que, con ilusión, los niños y las niñas aprenden mucho más. Podéis preguntarle a muchos padres y madres al respecto. O quizá muchas de las personas que estéis leyendo esto lo sabéis de primera mano. ¿Acaso habéis tenido algún tipo de problema con esto?

Confiamos en que disfrazarse siga siendo un motivo para la diversión como lo está siendo ahora. Todo lo que no sea eso será una mala noticia para el humor. Es evidente que no se puede acusar a nadie de estar siendo racista con otra persona solo por disfrazarse de ella. Más casos como el de la niña irlandesa que se disfrazó de Salah y fue duramente criticada no se pueden volver a repetir. Confiemos en que así sea.