Cada día es más habitual la donación para tratamientos de infertilidad

Cada día son más las personas que se ven obligadas a recurrir a los tratamientos de reproducción asistida, son muchos los que por diferentes motivos no pueden cumplir su deseo de tener hijos por sí solos y necesitan recurrir a la ayuda de profesionales para lograrlo.

Hoy en día son muchos los factores que influyen para que tener hijos muchas veces se convierta en un objetivo difícil de conseguir. Para empezar el contexto económico social no ayuda nada de nada, el mercado laboral está muy complicado, tras tantos años de crisis económica y carencia de empleo, la actualidad está marcada de forma generalizada por empleos de muy mala calidad, la conocida como precariedad laboral, en el mejor de los casos para quien tiene trabajo. A la inestabilidad laboral hay que sumarle lo complicado que resulta acceder a una vivienda, conocida es ya la burbuja urbanística que  estalló hace unos años, los precios de la vivienda cada vez más inflados, así como el precio de los alquileres, historia que se vuelve a repetir, complica seriamente que nadie pueda plantearse crear una familia debido a la inestabilidad que esto supone.

Por otra parte las mujeres se vienen encontrando con su particular drama. Dentro de este contexto de crisis económico social, le resulta muy difícil a la mujer poder ser competitiva en el mercado laboral debido a las políticas claramente discriminatorias que están todavía muy lejos de la igualdad   laboral y en lo que se refiere a derechos y obligaciones parentales. La mujer se ha visto obligada a retrasar su maternidad debido a lo difícil que le resulta la conservación del empleo y la promoción interna, sigue siendo muy inferior el número de mujeres en puestos de responsabilidad sobre todo en grandes empresas.

La crisis económica y social ha retrasado la hora de tener hijos

Por si fuera poco todo lo que hemos comentado hasta el momento, son muchos los que se enfrentan a problemas de esterilidad, la mayoría de veces que se presentan al envejecimiento de los progenitores, se va dejando tanto tiempo tener descendencia que cuando empiezan a buscarlo es cuando aparecen los problemas derivados del paso del tiempo, según uno va cumpliendo años su fertilidad va disminuyendo. Pero no es esta la única razón, también son muchas las personas que deciden formar una familia monoparental o se trata de parejas del mismo sexo, por lo que necesitan recurrir a tratamientos de reproducción asistida.

Quien ha pasado por un proceso semejante o tiene cerca a alguien que lo ha pasado o se encuentra en proceso, conoce el estrés por el que se pasa, si no son pocas las ilusiones, tampoco son pocas las preocupaciones ante el miedo de que cualquier cosa pueda fallar durante todo el proceso. Por si fuera poco lograr el objetivo deseado, el feliz embarazo, cuando esto sucede llegan las otras preocupaciones, que el embarazo se desarrolle adecuadamente y que llegue a término con el final deseado, un bebé libre de problemas completamente saludable. Por todas estas cuestiones es por lo que aquellos que recurren a las clínicas de reproducción asistida, buscan la mayor fiabilidad y para ello acaban optando por aquellas que tienen dilatada experiencia y el mayor porcentaje de éxito en sus resultados. Una de las maneras que tienen estas clínicas es la de seleccionar a sus donantes mediante rigurosos métodos de selección y cribado para asegurarse tanto la calidad del esperma, libre de enfermedades genéticas, así como la cantidad de espermatozoides y su movilidad, todo para asegurar en la medida de lo posible el mayor número de embarazos llegados a término con resultados plenamente positivos.

El Instituto valenciano de Infertilidad, uno de los más prestigiosos a nivel internacional a la vanguardia de los tratamientos de reproducción asistida, cuenta con clínicas especializadas, Ividono e Ividona, en donación de semen y óvulos para cumplir las necesidades de las personas que acuden a someterse a sus tratamientos contra la infertilidad. Al acudir a centros como el del Instituto valenciano de Infertilidad lo que se busca es seguridad y confianza, una imagen corporativa que ha logrado dicho Instituto con los años gracias a su continua actualización de sus tratamientos así como el rigurosos tratamiento tanto de los donantes como de sus pacientes.

¿Cómo prevenir las caries?

España tiene una incidencia de caries del 33% en menos de 5 años y del 95% en los adultos, de hecho, tenemos una de las tasas más altas de caries en Europa y un estudio realizado por la Organización Colegial de Dentistas de España advierte de que en 2020, además, aumentarán las patologías de la articulación temporomandibular, las enfermedades periodontales y seguiremos sin reducir la incidencia de caries en la población. Una gran expectativa ¿verdad?

Del mismo modo en el que para otras cosas España tiene muy buenos números, en la salud bucodental suspendemos estrepitosamente, y más aún en lo que a caries se refiere. Los expertos aseguran que los niños pequeños empiezan sufriendo sus primeras caries debido a una mala higiene bucodental, ya que no se les suele inculcar una rutina óptima y, por ende, tampoco la trasladan a su madurez, por lo que la situación sigue empeorando. Además, a pesar de que las primeras caries aparecen en los dientes de leche, es necesario empastar pues, de lo contrario, es posible que la caries siga avanzando hasta llegar al diente permanente del niño y se sufran afecciones derivadas.

Si a todo esto, que no es poco, le añadimos ciertas modas que están causando impacto en nuestra sociedad y que pueden causar daños en nuestra dentadura, el cóctel molotov ya está montado. Algunas de esas modas, de hecho, están ahora tan vigentes que es necesario promover su desuso de manera inmediata. Una de ellas es el uso de la pasta de dientes de carbón.

Un estudio publicado por el British Dental Journal ha demostrado que el uso de este tipo de pasta puede aumentar el riesgo de abrasiones en los dientes al tiempo que contribuye a la proliferación de caries. Pero lo más interesante de todo esto es que, además, no blanquea los dientes que el objetivo que se persigue con ella.

Pero el problema de todo esto que es la virulencia con la que llegan algunos de estos “trucos” o “productos” a nuestras televisiones, móviles y ordenadores tiene tal brutalidad que al final, sin llegar a informarnos sobre los posibles efectos adversos, caemos en la tentación de probar la efectividad de los mismos buscando una meta que, la mayoría de las veces, ni si quiera conseguimos.

Algunos Consejos

La Organización Colegial de Dentistas de España ha publicado una serie de recomendaciones para que toda la población sepa cómo prevenir las caries:

  • Alimentación: lo principal, aunque parezca el consejo de la abuela, es bajar el consumo de azúcar, ya que altera los niveles de bacterias presentes en la cavidad bucal. Debemos evitar los zumos, los refrescos con gas, la bollería industrial y, por supuesto, las golosinas. Conclusión: debemos llevar una dieta sana y equilibrada.
  • Higiene: cepillarnos los dientes tres veces al día, después de las principales comidas, usar el hilo dental y el colutorio, asegura una limpieza óptima. Debemos recordar también limpiar la base de nuestra lengua, los espacios interdentales, e incluso nuestro paladar.
  • Revisiones: la visita el dentista anual debe ser totalmente obligatoria para toda la sociedad, una visita en la que, además, nuestro dentista realizará una limpieza profesional. No obstante, lo ideal sería visitar a nuestro dentista de confianza una media de dos veces al año, cada seis meses.
  • Uso de pasta de dientes con flúor: hay muchos tipos de pasta de dientes, pero si queremos prevenir las caries debemos elegir una que contenga flúor entre sus ingredientes, pues refuerza el esmalte dental.
  • Fisuras: no es extraño que, antes de llegar a la caries, nuestros dientes sufran unas pequeñas fisuras previas. Si sellamos esas fisuras, podemos frenar el desarrollo de la caries.
  • En la infancia: es primordial inculcar en los niños una buena rutina de higiene bucodental. Una buena higiene aprendida será trasladada a la edad adulta del niño, consiguiendo así que mantenga esos hábitos el resto de su vida. Esto, por supuesto, debe empezar a hacerlo los padres o tutores que conviven con ellos desde el primer día en el que asoma su primer diente de leche. Obviamente, a esa edad (entre los 4 y los 6 meses de vida), la higiene la llevará a cabo el adulto pasando una casa húmeda por las encías del bebé y los dientes evitando así que el azúcar de la leche materna o de fórmula se deposite en la superficie de los dientes del bebé.

El anonimato de donantes de óvulos y esperma a debate

Estamos a primeros de abril, y como cada año, todos los medios de comunicación se hacen eco de la Declaración de la Renta y de información novedosa al respecto. Este año, de entre todas las noticias que he leído (más de lo mismo, como siempre) hay una que ha llamado mi atención pues se comunicaba al lector que hay ciertas situaciones que se han de declarar y que no todo el mundo las conoce, una de ellas, la donación de óvulos.

Las donaciones de óvulos o esperma, en España, tributan como ganancia patrimonial. Es decir, cualquier persona que haya recibido una compensación económica por donar sus óvulos o su esperma tiene que declararla en la renta y tributará según la tarifa general del impuesto. Esto me resulta curioso teniendo en cuenta que a día de hoy no existe ningún registro de donantes. En otras palabras: no hay ningún listado oficial en el que se identifique a los “donantes de vida”. No obstante, esto es algo que va a cambiar pronto, o al menos así lo pretenden las autoridades.

Hace ya algunos meses se anunció que se iba a crear un registro nacional con los nombres de los donantes de semen u óvulos y la clínica en la que han donado con el fin de evitar que una misma mujer, o un mismo hombre, pudiera llegar a ser padre o madre biológico/a de más de cinco bebés. Esto es algo lógico, puesto que ya salieron a la palestra en otros países casos en los que un hombre era ya padre biológico de más de 15 jóvenes, lo que podría provocar que esas personas se conocieran y tuvieran hijos que, al fin y al cabo, tendrían genes comunes de hermanos biológicos.

Donación anónima en peligro

Por otro lado, el anonimato podría estar también en peligro y esto es algo con lo que debemos llevar mucho cuidado teniendo en cuenta que es una de las claves por las que en España se consiguen tantos donantes dispuestos a regalar vida. De hecho, tras la publicación de los resultados de unas encuestas a donantes que se hicieron en diferentes clínicas hace un año, podemos afirmar que más de la mitad de donantes habrían decidido no regalar sus óvulos o su esperma si esa donación no hubiera sido anónima.

Según As.com, Deporte y Vida, y el doctor Moisés de La Casa, “España es pionera en la donación de óvulos y espermatozoides. El 40 % de los tratamientos de reproducción asistida con donaciones en Europa se producen en España. Las consecuencias de eliminar el anonimato en la donación de óvulos y esperma serían las que han surgido en el resto de Europa. Desde la aprobación de eliminar el anonimato en países como Reino Unido, Alemania o Portugal, el número de donantes ha disminuido de forma estrepitosa. Hasta tal punto que, se han creado listas de espera en estos países para recibir un tratamiento de reproducción asistida debido a que ahora existe una falta de abastecimiento de gametos”.

En IVIDona tienen una opinión similar, aunque creen que aquellas mujeres que donan sus óvulos altruistamente con el único fin de ayudar a otras mujeres a ser madres seguirían siéndolo, aunque con ciertas reticencias.

Por lo visto, el Comité de Bioética, que es órgano asesor adscrito al Ministerio de Sanidad, plantea la duda sobre si las donaciones de espermatozoides y óvulos deben seguir siendo anónimas,  ya que el niño o niña podría tener derecho a conocer su pasado biológico cuando cumpla su mayoría de edad.

Y es que este tema está realmente candente en nuestra sociedad, sobre todo después de que con la reforma de ley de 2015 se permitiera a los menores adoptados conocer quiénes son sus progenitores biológicos a partir de la mayoría de edad. El tema en cuestión, al final, es muy similar al de las donaciones de óvulos y esperma anónimas, y por ende es un tema que entra en debate de manera lógica, a pesar de que la resolución de ese debate pueda significar la pérdida de gran parte de esos donantes.