audiovisual-breaking-bad-slider

Breaking Bad, de Vince Gilligan

por Roberto Bartual

Walter White es el típico padre estadounidense de clase media. Profesor en un instituto de secundaria en Albuquerque, por las tardes trabaja como cajero en un lavado de coches para poder llegar a fin de mes, o tal vez para mantener el tren de vida que se supone propio de la clase media de su país.



FactorCritico-My-favourite-things-slider

La religión de la ciudad: My favorite things. Conversaciones con John Coltrane

Por David Sánchez Usanos

La editorial Alpha Decay nos ofrece, dentro de su colección Alpha Mini, la traducción de Je pars d’un point et je vais le plus loin possible (Parto de un punto y voy lo más lejos posible): una serie de tres entrevistas de John Coltrane con el periodista especializado en jazz Michel Delorme junto con una carta que Coltrane escribió al director de de la revista Down Beat Don DeMichael


Factor-Critico-MoowiloWoomilo-slider

Moowiloo Woomiloo, de Molg H. y Néstor F.

por Roberto Bartual

En una de las pequeñas historias que componen Moowiloo Woomiloo, un hombre ciego se somete a una operación que le devuelve la vista, aunque «devolver» no es la palabra correcta pues, en rigor, nuestro hombre nunca ha poseído el don de la visión: es ciego de nacimiento. Justo en ese momento sagrado en que, al abrir los ojos después de la operación, se le quedará grabado en la memoria su primer recuerdo visual, aparece poco a poco en su campo de visión la imagen de la manzana de Apple.


Factor-Crítico-Oh-Janis-mi-dulce-y-sucia-Janis-Slider

¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! Memorias de una estrella del Porno (Amateur), de Patxi Irurzun

por Miguel Ángel Mala

Animal, fusil, metralleta, zanahoria, boa, pepino gigante, escobón, buzo con su cremallera, blakandeker, pitón que se me había desenroscado desde la raíz de los testículos al centro del pecho, salchicha, minga, halcón majestuoso, polla desproporcionada como el taxímetro que el enano había puesto en marcha para cobrarle la carrera a mi negrita, morcilla, pito como un tablón, a manguerazo limpio, un fresón con su propio y palpitante corazoncito, cohete, Arco de Triunfo, ciruelo, Obelisco, serpiente, rabo de lagartija, churro, alcachofa, tipi indio, batidora, AK 47, chupachús, trabuco, chorizo de Pamplona, brocha gorda, diamante luminoso, locomotora de vapor, toro embistiendo el burladero… son algunas de las metáforas que Patxi Irurzun enarbola para referirse al pene del protagonista, generando una auténtica lírica de la cacofonía, del eufemismo genital, en la que cualquier objeto protuberante es susceptible de convertirse en un pene y cualquier materia húmeda y penetrable, de ser un coño, una boca, un ano.


factorcritico-la-guerra-civil-española

La Guerra Civil en la narrativa contemporanea española

 Por Tabaret

La Guerra Civil ha sido a la cultura española lo que el renacimiento a la pintura italiana. Bueno, quizás esto haya quedado exagerado. De hecho, ahora que lo releo, no tiene nada que ver. Venga, otro intento: la Guerra Civil es para la cultura española lo que beber leche cortada para el ciclo digestivo. El trago que se pasa es muy malo y no vea usted la mierda que va a salir de ahí.


factor-critico-si-tu-me-dices-ven-lo-dejo-todo-pero-dime-ven-slider

Si tú te crees mi rollito especial yo me creo tu rollito especial. Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven, de Albert Espinosa.

Por Tirante Vargas 

O bien la novela más vendida en España en los últimos dos años no ha pasado por un proceso de edición o bien su editor es un auténtico malhechor. Esto es lo que pensé al leer las primeras páginas de Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven, el rentabilísimo escrito de Albert Espinosa. Continué leyendo y…


factor-crítico-manual-de-saint-germain-des-pres-slider

Manual de Saint-Germain-des-Prés, de Boris Vian

por Paz Olivares Carrasco

Al igual que Woody Allen nos llevó al Montparnasse de los locos años 20 en Midnight in Paris, Boris Vian nos mete de lleno en el Saint-Germain de la bohemia francesa de posguerra. La diferencia, claro está, es que Boris Vian no es Woody Allen, ni el París que vivió el primero tiene mucho que ver con el París que soñó el


factor-critico-Moonrise-kingdom--slider

Moonrise Kingdom, de Wes Anderson

Por Roberto Bartual

Hablando con una amiga y compañera de esta revista, surgió un día una pregunta que tal vez deberíamos hacernos más a menudo: «¿Por qué hay tan pocas películas (y novelas y cómics y obras de teatro) sobre la felicidad?». Es extraño que la felicidad, una preocupación tan central a la condición humana como puedan serlo la angustia, la desesperación, la mentira, la explotación haya sido relegada casi por completo al ámbito de la literatura y el cine infantil.