El pan a secas, de Mohamed Chukri

Por Goio Borge

El pan a secas es la primera novela de Mohamed Chukri, fue escrita en 1973 y narra sus experiencias infantiles y juveniles en el Marruecos del Protectorado Español de los años 40 y 50 del siglo pasado. Cercana al retrato picaresco, con aspectos sociopolíticos y de clase obvios, la novela es ágil y cruda, con el punto de vista en el marginado (por tres o cuatro razones) protagonista principal, y se antoja más cercana a las tradiciones de la literatura occidental que árabe; en Marruecos, su publicación fue prohibida hasta 2000 en teoría por su mirada directa a las drogas y el sexo (hoy aún válida), pero sin duda la descripción del poder gratuito del patriarcado musulmán debió ser parte importante de esta censura de tan escandaloso texto: Mohamed es un niño golpeado por su padre, un hombre expulsado del ejército, eterno parado alcohólico, violento y abusador que llega a matar al hermano pequeño de Mohamed. Mohamed crece creyendo que el estado natural del hombre es casarse, no trabajar y pegar a su mujer. Desde joven, el chico se ve obligado a sobrevivir en las calles de Tetuán y Tánger, donde tiene que prostituirse y dedicarse al contrabando, y gasta su dinero en kif, alcohol y mujeres, hasta que a los 20 años, la posibilidad de leer y escribir le apunta a la salida de la cloaca en la que la vida le sumerge.

factor-critico-slider-el-pan-a-secas-1

Mohamed, el personaje, vive toda su existencia con una importante rabia interior, consciente de su falta de oportunidades por rifeño, analfabeto y pobre. El dibujo es acertado porque sus acciones son con frecuencia moralmente muy reprobables. El contexto y la necesidad de supervivencia permiten exculparle en parte, y sin duda su desatino moral es reflejo del de una sociedad oprimida por las armas, tradiciones y religión. Chukri no ruega ningún perdón en su ejercicio de desnudez física y moral, que el autor opone hábilmente a una sociedad en que todo se oculta y es imposible entender la vida.

La estrategia literaria es el arma más potente del libro, porque implica un análisis del individuo y supone alcanzar mediante catarsis un grado de redención por la narración: una novela despejada de manierismo, con frases cortas y directas, que usa un lenguaje real que mezcla castellano y bereber con el árabe dominante, diálogos rápidos y eficaces, y una acción que es trepidante en sus momentos más violentos, pero a la vez describe con fisicidad sensual estancias, sensaciones y cuerpos. El libro está sin duda influenciado por la cohorte de escritores extranjeros que vivían en Tánger en los 60 y con los que Chukri se relacionó, pero es un retrato que en parte les niega, y se convierte en necesario en un sentido literal, porque posiblemente sin la rara avis que fue este escritor, no habría existido siquiera como testimonio.


factor-critico-slider-el-pan-a-secas-finalEl pan a secas
Mohamed Chukry
Traducción de: Rajae Boumediane El Metni
Cabaret Voltaire
ISBN: 978-84-940353-1-9
Barcelona, 2010
272 pp

Revista cultural Factor Crítico. Somos una revista dedicada a la crítica de cine, crítica literaria, crítica cultural, crítica de ensayo y crítica de cómic

Please follow and like us:

Quizás también te interese

Revista Factor Crítico

Revista cultural Factor Crítico. Somos una revista dedicada a la crítica de cine, crítica literaria, crítica cultural, crítica de ensayo y crítica de cómic