Middle Class Rut

El boca a boca sigue siendo clave para acceder a las cosas que realmente merecen la pena, algo que se ha visto notablemente reforzado por internet. Ya no dependemos de los aranceles estéticos más o menos establecidos para descubrir cosas nuevas, los antiguos gurús de la cultura pueden seguir a lo suyo. Cuando despierten, el dinosaurio ya no estará allí.

 

Middle class rut

Decimos esto porque fue nuestro amigo Stonerider quien nos dio el chivatazo en otro foro. El aviso se produjo al hilo de una discusión sobre el rumbo que últimamente habían tomado Jane’s Addiction ―uno de los grupos más especiales de este negocio―: «Si os gustan Jane’s Addiction, atentos a estos tíos» fue la frase. Estos tíos se llaman Middle Class Rut y son una cosa muy seria: dos tipos de Sacramento, California, que deberían estar poniendo patas arriba la vida de todo adolescente al que le guste la música de verdad. Después de varios EP’s debutaron en el formato de larga duración con el increíble No name no color en 2010. Y en 2013 nos entregaron este soberbio Pick up your head

middle-class-rut-crítica-musical2

La cosa se abre con un trallazo hardcore de menos de dos minutos y medio que lleva por título «Born too late» que, siendo eficacísimo, puede llevar a engaño. Pues, en mi opinión, donde mejor se desenvuelven es en  medios tiempos como «Dead eye» (gloriosos esos arreglos de guitarra), ahí es donde podemos hablar de canciones con mayúsculas, de melancolía en su justa dosis, de poesía. O en «Aunt Betty» que, con su insistente riff y, sobre todo, con esa voz calcada a la de Perry Farrell, nos devuelve a lo mejor de los noventa (¿la última gran década?). Pero, ojo, que Middle Class Rut son de ahora y no practican el revival, simplemente tienen un gusto exquisito para componer canciones que aúnen melodía, lírica y ese punto de furia que distingue al rock de otros registros. Y, quien tenga dudas, que atienda a la densidad de «Police man» o que suba el volumen de «You don’t belong».

 

Podríamos seguir con las referencias y mencionar a Soundgarden y a Alice in Chains, pero esto sólo significa que Middle Class Rut son un grupo con cosas que decir, con una propuesta musical de mucha calidad que, en un mundo justo, debería tener su porción de gloria. Poseen la contundencia de las bandas que acabamos de mencionar y la rabia de Suicidal Tendencies, quizá con más punk que metal en su aleación, con más clase que exceso, como un improbable cruce entre NOFX y The Stone Roses. Han conocido la electrónica, el auge del sonido «americana» y las producciones actuales: la educación sentimental de este siglo les impide ser obvios (o ingenuos, dos adjetivos que a menudo se escriben igual) y les ha conducido a un sincretismo musical interesantísimo. Suenan modernos pero con alma.

middle-class-rut-crítica-musical3

Demonios, son tan buenos que no me resisto a decir algo de su disco anterior. Ya desde el principio, con la canción «Busy bein’ born», nos damos cuenta de que éste no es otro grupillo de tres al cuarto cuya máxima aspiración sea sonar de fondo mientras se leen los titulares de la prensa deportiva o la tele nos ofrece las cinco mejores jugadas de la noche pasada en la NBA. Con No name no color uno sabe que está ante otra cosa, ante algo relevante. En esta ocasión Middle Class Rut abren el disco con una canción más representativa de lo que hacen. Un tema con una cadencia reiterativa que se va enfureciendo conforme se acerca el estribillo. Acto seguido vienen los tres minutos y medio de «USA», con una batería muy presente pero que no agobia en absoluto y unas armonías de voz y guitarra tremendamente efectivas. «New Low» y «Lifelong Dayshit» suenan inequívocamente a siglo veintiuno. Curiosamente a partir de estas canciones veo cierta conexión con el fabuloso Opposites de Biffy Clyro, ya reseñado por aquí. Y algo parecido sucede con «Are you on your way»: un medio tiempo ―como ya hemos señalado, el registro en el que de verdad se lucen― que nos recuerda a los momentos más inspirados de Kings of Leon, sobre todo por sus líneas de guitarra. Pero estos chicos son algo más fieros y «Sad to know» es una prueba más de ello.

middle-class-rut-crítica-musical-41

En fin, que hay que apuntarse el nombre: Middle Class Rut. Banda actual que aúna fuerza, cierto toque místico, elegancia y buen hacer. No lo necesitaban, porque ya me tenían ganado, pero al incluir una versión de Tom Petty & The Heartbreakers, «I need to know», en la edición especial del Pick up your head  me han terminado de robar el corazón.

por David Sánchez Usanos


middle-class-rut-crítica-musical-portada2No name no color
Middle class rut
Bright Antenna
2010


middle-class-rut-crítica-musical-portadaPick up your head
Middle class rut
Bright Antenna
2013

Revista cultural Factor Crítico. Somos una revista dedicada a la crítica de cine, crítica literaria, crítica cultural, crítica de ensayo y crítica de cómic

Please follow and like us:

Quizás también te interese

Revista Factor Crítico

Revista cultural Factor Crítico. Somos una revista dedicada a la crítica de cine, crítica literaria, crítica cultural, crítica de ensayo y crítica de cómic