En un mundo enorme de Doctor Persona: El Indie sin impostura

por David García

El indie se ha convertido en ese género predilecto para todo aquel con ínfulas de situarse en la vanguardia de la cultura popular. Desde hace aproximadamente 15 años, su éxito ha reforzado ese estatus con un consolidado apoyo masivo que no sólo implica la esfera musical, sino que también arraiga en varios aspectos de la vida cotidiana.

Parece que todo aquel universitario que presume de estar a la última y quiere demostrar lo interesante que es en una conversación tiene que presumir de haber ido al último Sonorama, tener como cabecera el último trabajo discográfico de Death Cab for Cutie y haberse amamantado durante la adolescencia con la discografía de Radiohead.

Trasladar que uno tiene esas credenciales pretende transmitir al receptor del mensaje que quien habla es un tipo (o señorita) cool, que tiene una sensibilidad por encima del sujeto medio, que le gusta el teatro, que se gasta una pasta en el mercado de Fuencarral, que tiene su habitación enmarcada con póster de Roy Leinchestein y que ha visto hasta la saciedad todas las películas de Quentin Tarantino y Sophia Coppola (por muy nefasta que sea su María Antonieta).

Aunque este comentario pueda sonar a tono despectivo, lo cierto es que ese canon está vigente, al menos, en ese circuito nocturno de Madrid (Lavapiés, Malasaña o La Latina, lo mismo da) que podemos llamar moderno, en los cafés que comparten los diseñadores gráficos y en las sentadas en el césped de cualquier campus de facultad de letras que se precie.

No se trata de desmerecer los valores de un género que ha dado grandes temas y buenos grupos (los dos mencionados anteriormente son muestra de ello), pero tampoco es menos cierto que una mirada a la esfera nacional la percepción es que sobra impostura (¿alguien se acuerda ahora de Astrud?) y falta mejor gusto.

factor-critico-en-un-mundo-enorme-1

Ilustraciones de Pablo Roa para En un mundo enorme

 

Quizá tenga que ver con la poca renovación de bandas dentro de esta esfera en lo que se refiere a España. Da cierta lástima ver que, de un festival a otro, uno tenga que toparse siempre en el cartel con Los Planetas, Lory Meyers, La Habitación Roja y Señor Chinarro. Realmente existe un poco de endogamia.

Por suerte, estos días ha visto la luz el nuevo EP del grupo madrileño Doctor Persona titulado En un mundo enorme. Seis temas encuadrados en términos más amplios dentro del pop pero que se nutre de un espíritu y de unos registros claramente indie.

Se trata de un trabajo discográfico meritorio que sigue la línea de Maga pero con un sonido más potente y robusto, sin despreciar arreglos y riffs que reflejan que sus componentes no se han abstraído de esas guitarras oníricas escondidas en la trayectoria de David Bowie o U2 (siempre he pensado que en eso de sacar registros The Edge es un verdadero maestro).

Un disco que rebosa honestidad y sencillez, que desprecia el postureo impostado y que tiene bien claro que lo confuso no es sinónimo de interesante. En su lugar, se nos acerca esa sensibilidad cotidiana y sincera que cualquier joven (pongamos de 20 a 35 años) padece de vez en cuando en su vida.

Quien se adentre en este trabajo discográfico podrá contemplar unas letras que evocan sueños que nacen por la noche cuando ésta se vuelve esquiva, la tribulación que produce la soledad y la incomprensión ante una realidad que se torna esquiva y oculta sus verdaderas intenciones, del malestar que rompe en el interior cuando no se es feliz y de la voluntad constante de romper con esa melancolía.

Tampoco desmerece acercarse a su último disco (Doctor Persona) para apreciar su anterior etapa con más presencia de teclado. Lo dicho, quien guste del indie sin máscaras inútiles tiene aquí un buen disco para apreciarlo en estas frías y lluviosas tardes de otoño.


factor-critico-en-un-mundo-enorme-finalEn un mundo enorme
Doctor Persona
PSM-Music
2012

Revista cultural Factor Crítico. Somos una revista dedicada a la crítica de cine, crítica literaria, crítica cultural, crítica de ensayo y crítica de cómic

Please follow and like us:

Revista Factor Crítico

Revista cultural Factor Crítico. Somos una revista dedicada a la crítica de cine, crítica literaria, crítica cultural, crítica de ensayo y crítica de cómic

4 comentarios sobre “En un mundo enorme de Doctor Persona: El Indie sin impostura

  • el 7 diciembre, 2012 a las 1:42
    Permalink

    Genial.

  • el 24 enero, 2013 a las 11:28
    Permalink

    No entiendo que para alabar un trabajo haya que desmerecer lo demás.
    Yo me acuerdo de Astrud.
    Y me encantan Los Planetas, La Habitación Roja, Chinarro. Siguen ahí, y haciendo cosas muy buenas. Posiblemente mucho mejor que esto que estás comentando. Sin querer desmerecer el trabajo de Dr. Persona, que me parece muy honesto.
    Si no quieres ser “moderno”, no lo seas, pero infórmate primero para poder opinar en condiciones, porque aparte de las bandas que nombras, y que sí, hace años que están aquí ,hay infinidad de bandas buenísimas que han salido en los últimos tiempos.
    Y no te las voy a nombrar.
    Ya te informarás tú si te interesa.
    Indignación.

  • el 24 enero, 2013 a las 16:17
    Permalink

    Personalmente he leído la reseña de forma muy distinta. No creo que en ella se desmerezca ningún trabajo —cosa que podría hacer, la opinión fundamentada es parte del movimiento de la crítica—, lo que hace es reprochar actitudes. No dice tampoco nada malo de Los Planetas, ni de la Habitación Roja, ni de Chinarro. Casi se diría que es todo lo contrario: echa en falta que haya alternativas. Usted las ve y dice que abundan. Él no.

    No me parece indignante en absoluto, a no ser que disentir resulte indignante. Entonces estaríamos hablando de otra cosa.

  • el 5 marzo, 2013 a las 12:08
    Permalink

    No creo que haya que indignarse por una opinión crítica respecto a nuestros criterios musicales personales… Se puede disentir o sentir molestia, pero uno tambien tiene la posibilidad de opinar y argumentar para defender la propia postura. La puntualización de “indignante”, no aporta un valor argumentativo y resulta impositiva como apostilla final… Si no me gusta algo, no tengo porque censurar mi opinión por miedo a indignar, es una reaccion desmesurada y, dicho sea de paso, empieza a ser un termino impostado, por el exceso de uso en los últimos tiempos y, claro, dado lo excesivo que resulta, puede hacer parecer que se trata de un caso de impostacion. Por lo demas, creo que el artículo es bastante respetuoso porque articula su argumentación correctamente y sin faltar. Por otra parte, he de decir, que convengo con lo que dice.

Comentarios cerrados.