Joyas desconocidas: Las hermanas Munekata (1950), de Yasujiro Ozu | Factor Crítico

Cartel 9b-Las hermanas Munekata (Yasujiro Ozu)

No es fácil mantener el equilibrio en la balanza de la vida. Las inclinaciones del ser humano, sea el engañarse a uno mismo, o no saber articular lo que siente ( o no decidirse a hacerlo) propician que el fiel de la balanza se desequilibre, porque siempre se tiende a un extremo. En cambio, el cine de Yasujiro Ozu transpira un depurado equilibrio, el de la mirada justa, serena. La hermanas Munekata (Munekata kyodai, 1950) es otro de esos prodigios delineados con delicados y muy sutiles trazos que hacen de la sencillez, de la condensación, alquimia de lo esencial, como ese templo, con el que se abre y cierra la película, quizás el Lugar, ese anhelado equilibrio contemplado como logro trascendente, que nuestra frágil y confusa condición humana no logra materializar. Esta obra se sostiene sobre los citados extremos, y desde variados ángulos. Mariko ( Hideko Takamine) y Setsuko (Kinuyo Tanaka) son las dos hermanas a las que alude el título. Setsuko, la mayor, representa el aprecio por los valores tradicionales, y Mariko, quien ha estudiado en el extranjero, los modernos, diferencias que ya se reflejan en su distinto modo de vestir. Aunque no todo es tan claro, a veces en valores del pasado puede haber más sabiduría que en los presuntos nuevos, del mismo modo que en el cambio, en la renovación, puede residir el desprendimiento de rígidos lastres que anulan al individuo. No hay blanco ni negro.

takaminehimunekata1ss

pillow3

Munekata-kyodai-aka-The-Munekata-Sisters-1950-2

Setsuko está casada con Mimura, que lleva tiempo sin trabajo, y parece que no lo busca. Parece más inclinado a disfrutar del ‘holgazanear’ , de la bebida, y de su amor por los gatos. Y, sobre todo, su hermana está convencida de que Setsuko no le ama, sino, más bien, pese a las décadas transcurridas, a Hiroshi, otro emblema del japón moderno, recién llegado del extranjero, lo que se refleja, de nuevo, en su forma de vestir y en el espacio del hogar, de corte occidental. Setsuko e Hiroshi se amaron en el pasado pero ninguno fue capaz de expresarlo, y la oportunidad se dejó pasar. Mimura se esfuerza en propiciar que ambos recuperen ese amor, aunque, realmente, ella está enamorada de Hiroshi. Nada resulta nítido, sino que está enmarañado, entre autoengaños e inhibiciones, o apresurados juicios por las apariencias (como descubren al final, Mimura sí estaba buscando trabajo). Futuro y pasado también son nociones que pesan sobre los personajes de un modo irresuelto, que delata su confusión, un presente definido por el desequilibrio, por la condición suspendida de sus emociones.

pillow4

16c21baad62aac804d863d6544a5055d--sisters

922e381ac281aad435358606250e224a--sisters

Las hermanas Munekata cautiva por su refinada y templada belleza. Uno de de los rasgos de estilo, de modulación o respiración narrativa, recurrentes en el cine de Ozu son esas transiciones sobre espacios, que transcienden su mera condición de paso de capítulo. Como esos planos de un tren pasando al fondo del encuadre y en primer término las lápidas de un cementerio, o ese encuadre en que en primer plano vemos una silla, y al fondo, casi a través de los barrotes de la silla, una angosta calle, y más allá el pico de la montaña. Imágenes que ya condensan tanto las ideas como las emociones en juego en la narración, el agitado hilo subterráneo, apresado, que se palpa en las calmadas superficies. Ya manifiesto en las mismas imágenes introductorias. Un árbol y, después, un edificio elevado en el que resalta un reloj. Ya no sólo el contraste citado entre tradición y progreso, entre naturaleza e inhibición de emociones y sentimientos, sino que ya anuncia la relevancia del paso del tiempo: En primer lugar, el cáncer terminal que se le ha diagnosticado al padre de ambas: la primera secuencia de hecho se centra en un aula universitaria de la facultad de medicina: en ella se comenta la dificultad de modificar el hábito aunque el cambio suministrara una mejoría radical en la salud, aunque impidiera el desarrollo de una enfermedad. La dificultad del cambio, el enquistamiento en unos hábitos.

tumblr_n8v1ayKWzN1qem2ovo1_1280

bscap0019_047_orig

Munekata-kyodai-aka-The-Munekata-Sisters-1950-1

Esto conecta con ese amor no realizado en el pasado. ¿Por qué no prosperó si ambos se sentían atraídos? ¿Por qué fueron incapaces o por qué tomaron otras decisiones? Si en esa clase magistral se alude a un experimento en el que unos científicos demostraron cómo se puede generar el cáncer (en concreto, en la oreja de un conejo), parece que los humanos generamos tumores en nuestras relaciones emocionales que obstaculizan su expansiva expresión y por tanto materialización. Esa otra citada imagen de los barrotes de una silla alude a la dedicación de Hiroshi, quien se dedica a la ebanistería. Crea, da forma a sillas y mesas. En la imagen inicial, un árbol, la madera que se convertirá en mueble. Pero ¿con qué interferencias que nosotros mismos generamos adulteramos la naturalidad con formas que más que realizar conforman unos barrotes, unas simetrías de formas de vida en las que nosotros mismos nos encerramos? ¿Cómo se consigue el equilibrio? Con el suicidio de Mimura, o esa se tiene, que no fuera un infarto, se extiende una sombra en el ánimo de Setsuko, una sombra que impedirá la recuperación de ese amor reencontrado del pasado. ¿Esa sombra, más bien, señala una dirección que no tiene que ver ni con el hombre que la sumió en la decepción ni con el hombre con el soñó en su juventud? ¿Supone la asunción de que quizá, del mismo modo que no sabía discernir a su marido, la recuperación del sentimiento era un espejismo fruto de su insatisfacción marital?

por Alexander Zárate

Las hermanas Munekata (Munekata kyodai)
Yasujiro Ozu
Int: Hideko Takamine, Kinuyo Tanaka, So Yamamura, Chishu Ryu, Tatsuo Saito
Japón, 1950
112  min

Summary
Review Date
Reviewed Item
Las hermanas Munekata (1950), de Yasujiro Ozu
Author Rating
4

Be the first to comment on "Joyas desconocidas: Las hermanas Munekata (1950), de Yasujiro Ozu | Factor Crítico"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*