Joyas desconocidas: Hombre de dos mundos (1951), de Roy Ward Baker | Factor Crítico

Hombre_de_dos_mundos-893933928-large

En Hombre de dos mundos (The house in the square/I’ll never forget you, 1951), de Roy Ward Baker, Peter (Tyrone Power) es un hombre insatisfecho en ambos tiempos. En el momento presente, piensa en la sociedad de dos siglos atrás como una especie de Arcadia, pero tras conocerla, cuando viaje en el tiempo a causa de un relámpago que cae sobre él, verá que tras esa idealización prima no sólo la suciedad y sordidez en su ambiente (hombres peleándose en el barro, niños maltratados, mugre y pobreza, niños explotados en trabajos embrutecedores en sótanos; reflejo de una sociedad cimentada sobre unas desproporcionadas diferencias de clase) sino en una mentalidad ruin y temerosa, la de los que detentan, por privilegio de clase, el poder y por tanto la toma de decisiones; aquellos que pueden ordenar el ingreso en un manicomio para quien actúe de modo diferente, a quien califican como un brujo o demonio, cual vampiro (llegan a realizar ante él el signo de la cruz con un par de candelabros), porque tiene capacidades adivinatorias del futuro, y tiene un laboratorio con experimentos (adelantos de la ciencia futura, como maquetas de barcos de vapor o la bombilla eléctrica) ante los que reaccionan con temor, porque no lo entienden.

MV5BNGNkYzVkZDItNmVkMS00MTZmLWIzZDktMzU2M2YyYTM3NmFlXkEyXkFqcGdeQXVyNTEwNDcxNDc@._V1_

4896284_l3

Ill-Never-Forget-You-4

Randall MacDougall (guionista de Objetivo Birmania, Cuando ruge la marabunta, Último tren a Katanga), adapta Berkeley square, la obra teatral de John L Balderston, autor de la pieza teatral de Drácula que adaptó Todd Browning en 1931, y guionista de El doctor Frankenstein (1931) La momia (1932), La novia de Frankenstein (1935), Tres lanceros bengalíes (1935) o de las dos versiones de El prisionero de Zenda, en 1939 y 1952. La adaptación iba a haberse producido en 1945, con Gregory Peck y Maureen O’Hara como protagonistas, pero al ser realizada en 1951, cobra otras resonancias ya que no deja de ser un reflejo mordaz de su tiempo. Es una producción británica (aunque de la Fox, con Sol C Siegel, que acababa de producir Fourteen hours, El príncipe de los zorros o Carta a tres esposas; en Gran Bretaña se tituló House in the square y en Estados Unidos se estrenaría dos meses después como I’ll never forget you), pero parece el espejo de ese tiempo terrible de 1951 en Estados Unidos, en plena persecución de la Caza de brujas del pensamiento progresista, estigmatizados como diablos, en este caso, los comunistas. Peter, de hecho, es un estadounidense trabajando (en lo que puede verse como una transposición de tantos perseguidos que optaron por exiliarse) en Gran Bretaña. Añádase que en el tiempo presente Peter es un científico que experimenta con la fisión nuclear.

3

neverforgetyou_screen_0002

MV5BMTllMzVlYTMtNTg3Ny00ZDlhLTg1YTAtNDQyZDliMGEwNTk5XkEyXkFqcGdeQXVyNTEwNDcxNDc@._V1_

Con una prueba de ensayo y error comienza la película; es el reflejo siniestro de la ciencia, la amenaza nuclear que penderá sobre la sociedad durante décadas, la de la guerra fría entre ambos bloques, desde el lanzamiento de las bombas en Hiroshima y Nagasaki, convertida en el símbolo de la lid de fuerzas: Ese terrible panorama que hace sentir a Peter que la sociedad dos siglos atrás, por comparación, parecía un paraíso. Pero la mezquindad define al ser humano en cualquier periodo de su tiempo. Esa Arcadia queda suspendida entre tiempos, como se manifestará con rostro imprevisto de mujer, Helen (Ann Blyth). Como contrapunto a la decepción que va sufriendo Peter en esa sociedad del siglo XVIII que no puede aceptar lo extraño, lo que no comprende, será ese amor que brota entre ambos, ese mundo aparte que anhelaba. Helen será la única que confía en él, en primera instancia, la que no siente temor ni rechazo ante sus capacidades anticipativas, y que será, posteriormente, capaz de verle en ese otro tiempo, el de dos siglos después, en una de las secuencias más bellas e intensas de la película.

11

49

61

Hombre de dos mundos tiene otro de sus momentos más sobresalientes en los pasajes previos al salto temporal: la secuencia de la conversación entre Peter y otro científico, británico, Roger (Michael Rennie), en la casa del primero, una lujosa casa que no ha sido modificada en dos siglos. En esta secuencia Peter comparte su intuición de que ha vivido en otro tiempo, de que intercambió su vida, durante un corto espacio de tiempo, con un antepasado, con el mismo nombre, que está retratado en un cuadro. Es admirable cómo se va asentando la incertidumbre, una turbadora atmósfera, en la que son capitales la interpretación, excelente, como si una sombra se hubiera asentado en su expresión, de Tyrone Power, y el sonido de los truenos de la tormenta que acaece en ese momento, además del mismo contraste entre decorados y personajes, como si se estuviera ya en un umbral a otro tiempo, que no ha sido modificado; lo que se modifica es la percepción, la sensación de estar entre tiempos. La fotografía (espléndida, de Georges Perinal) en estos pasajes es en blanco y negro, y los relacionados con el pasado, en color (Perinal sería también el responsable de otra obra que combinaría ambos, Buenos días, tristeza, 1958, de Otto Preminger). Ese blanco y negro ya ensombrece el acercamiento al pasado, como una mancha que se va extendiendo, a la vez que revelando: ya en el pasado está la simiente de los desatinos del presente: la rigidez de los que encerraban en un manicomio al diferente, o le quemaban, ahora crean bombas atómicas y estigmatizan negándoles trabajo o forzando a que se exilien. El final es bellísimo, pero también desolador, en un sombrío cementerio. El amor no vence al tiempo, o sólo en la memoria; la sinrazón sí, porque no deja de repetirse, y de frustrar, o convertir en muerte, lo bello y lo sublime.

por Alexander Zárate

Hombre de dos mundos (The house in the square/I’ll never forget you)
Roy Ward Baker
Int: Tyrone Power, Ann Blyth, Michael Rennie, Dennis Price, Beatrice Campbell
GB, 1951
90  min
Summary
Review Date
Reviewed Item
Hombre de dos mundos (1951), de Roy Ward Baker
Author Rating
4

Be the first to comment on "Joyas desconocidas: Hombre de dos mundos (1951), de Roy Ward Baker | Factor Crítico"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*