ensayo

sensibilidad-e-inteligencia-en-el-mundo-vegetal-revista-cultural-factor-critico

Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal de Stefano Mancuso

Este breve y fascinante volumen escrito por el neurobiólogo vegetal Stefano Mancuso en compañía de la periodista científica Alessandra Viola promete lo que dice su título: explicar las muestras de sensibilidad e inteligencia que exhiben las plantas a partir del trabajo reconocido de múltiples científicos. Mancuso y Viola además reivindican…

Encuentra el artículo completo

trastos-y-recuerdos-revista-cultural-factor-critico

Trastos y recuerdos; de Wislawa Szymborska

Al lector casual de Wislawa Szymborska le puede haber pasado el plantearse determinadas preguntas a la lectura de su poesía racional, limpia, de observación ingenua pero lúcida: ¿cómo es posible una poeta así nacida en Polonia en 1923, considerando la historia que le tocó vivir? Esta pregunta podía ir a…



herejes_slider

Chesterton o el laboratorio del presente; Herejes de Chesterton

por David Sánchez Usanos
Consideraciones sobre Herejes

Hay que salvar a Chesterton. Al menos al Chesterton que a mí me interesa, claro. No al cronista de las aventuras del padre Brown, sino al magistral ensayista y biógrafo. Porque Chesterton es uno de los escritores de ensayo más lúcidos de los tiempos modernos. Y no sé si este hecho cierto está en la mente de todos. Sospecho


el-tercer-personaje----Sergio-Pitol - Revista cultural factor critico

El tercer personaje | Sergio Pitol

Sergio Pitol no existe, es una invención mía. He tardado muchos años en descubrirlo, pero ahora, por fin, leyendo su último libro, El tercer personaje, lo he comprendido. Un día lo soñé, difuso y volátil y él escapó de mi subconsciente. Se hizo carne, con un pelo blanco a punto de asilvestrarse cual científico loco, pero optando por la mesura en el último momento, con la nariz ancha y las manos siempre danzando de un lado para otro, como los buenos bailarines. Se hizo abogado, diplomático, traductor, cuentista, viajero y ensayista. Se hizo, incluso, mexicano. Pitol se me escapó de los territorios oníricos para vivir la vida que yo nunca llegaré a vivir.


revista-cultural-factor-critico-la-linea-de-producción-de-la-crítica

La línea de producción de la crítica

por Paz Olivares

La crítica no es una actividad. Es una actitud. Y la actitud es una disposición de ánimo, un impulso. Podemos reprimirlo pero nunca negarlo.

Esto, que es tan obvio, no lo parece tanto si atendemos al panorama actual de la crítica cultural. La actividad de las publicaciones culturales, fundamentalmente la que se realiza en medios dirigidos al público no especializado es publicitaria. La ingeniosa idea de Babelia para aumentar el número de visitas (que no lectores) es ilustrativa al respecto[1]. Sin embargo, su actitud se disfraza. Se presentan como garantes del espíritu crítico cuando lo que percibe el lector es su falta de coherencia. Y esto, que en la industria cultural se está pagando muy caro, en el crítico resulta devastador. La falta de coherencia entre actitud y actividad lo desautoriza por completo. El crítico pierde a los ojos de los demás aquello que lo define: la honestidad.


revista-cultural-factor-critico-letricidio-español

Letricidio español

Por Goio Borge

Letricidio español. Censura y novela durante el franquismo es un estudio completo y prolijo de las acciones de la censura sobre la novela escrita en España durante los cuarenta años del franquismo. El autor, Fernando Larraz, acota el objeto de su estudio de manera clara y aboga por un objetivo fundamental: reescribir la historia de la literatura española del siglo pasado a la luz de la influencia que el régimen franquista supuso en la misma y del que parece que ni siquiera tantos años después somos totalmente conscientes, y que por ello se convierte en necesario


hombres fuera de serie revista cultural

Hombres fuera de serie

por David Sánchez Usanos

En los últimos quince años las series de televisión ―algunas series de televisión procedentes de los Estados Unidos― han adquirido un prestigio parecido al que en el pasado tuvo el cine de autor, ello significa que se han convertido en tema de conversación inevitable en determinados círculos y que han generado una literatura crítica al respecto que por momentos llega a ser estomagante. No sé, pienso que antes también había ficción de calidad en televisión pero que tal vez no le dábamos tanta importancia, no todo estaba tan interpretado. Ahora resulta casi obligatorio recurrir a alguna serie para explicar cualquier concepto, ningún recurso metafórico parece completamente logrado si no incluye la referencia a algún personaje, capítulo o situación de la trama de moda.


revista-cultural-italo-svevo-ensayos

Ensayos de Italo Svevo

por Miguel Carreira

Aaron Hector Schmitz  nació en Trieste, en el año 1861. Desde su juventud Schmitz se formó y se dedicó parcialmente a la literatura y de forma más profesional e intensa a los negocios, un campo en el que alcanzó reconocimiento y una bien ganada reputación de hombre fiable y cabal. En 1892, Schmitz se inventó a Svevo, al que puso de nombre Italo y al que convirtió en el autor de la novela Una vida, con la que dio por primera vez forma novelesca a esas aspiraciones literarias que había arrastrado durante toda su vida y que hasta entonces sólo había desfogado en trabajos que luego han sido considerados menores y que probablemente lo sean. Más tarde Svevo escribiría algunas novelas más. La más conocida, probablemente, sea La conciencia de Zeno, que Svevo escribió según la crítica, bajo la influencia reconocida de Joyce y la negada influencia de Freud


revista-de-cultura-factor-critico-tres-crimenes-rituales

Tres Crimenes rituales

por Paz Olivares

Que una obra de Marcel Jouhandeau se publique en España es un acontecimiento literario. Su producción, como la de cualquier maldito que se precie, no suele seducir a los editores por aquello de su escasa rentabilidad. Lo cierto es que Jouhandeau no resulta en principio un autor atractivo, a pesar de que muchos declararan su admiración por él como Paul Morand, Jean Genet, Jean-Paul Sartre, André Gide, Jean Cocteau o el mismísimo Walter Benjamin. La etiqueta de antijudío y colaboracionista nazi le persiguió toda su vida.