cuento

física familiar slider

Física familiar

por Miguel Carreira

Hace dos mil cuatrocientos años Sófocles ya había dejado constancia de que al hombre malvado se le conoce en un solo día. Es una frase que siempre plantea dudas acerca de su verdadero sentido. ¿Debemos entenderla en el sentido más cínico, es decir, que un hombre que comete un solo acto de maldad queda marcado para siempre?, ¿o en el más cauto, el que parece indicar el resto de la frase, que continúa diciendo «para conocer al hombre justo hace falta más tiempo»?

Encuentra el artículo completo


slider-sotanos

Una carta al director del universo; De sotanos y azoteas, de Juan Carlos Fernandez Leon

por Miguel Ángel Mala

Este libro es, como dice uno de los personajes, una carta al director del universo para testificar lo que he visto en este barrio mío al que tanto amo. Hay mucho de testimonio, de experiencia, de memoria y de recreación de esa memoria. Hay personajes que dejaron huellas indelebles con palabras o hechos. Hay nostalgia en todos los sentidos. Nostos to algos


fondo-el-perro-que-comia-silencio

Arrebatada exactitud. El perro que comía silencio, de Isabel Mellado

por Miguel Carreira

Lo extraordinario reside en la arrebatada exactitud de la fantasía

Theodor W. Adorno

Ahora vamos a empezar haciendo algunos apuntes que podrían ser interesantes sobre el libro, aunque a veces el interés, al menos de cara a un posible provecho exegético, será una posibilidad remota. Es un aviso. Isabel Mellado es chilena y este es su primer libro


chejov-revista-cultural-factor-critico

Chejov: Sobre la melancolía

La evolución de Antón Pávlovich Chéjov como escritor no constituye exclusivamente un perfeccionamiento literario. Podría decirse que su historia literaria es la historia de la metamorfosis del humanismo. La risa alegre, divertida y despreocupada de sus primeros cuentos irá convirtiéndose paulatinamente en sarcasmo, incluso en cólera, en ocasiones. Parece probado…


No pregunten por Gagarin

No pregunten por Gagarin

por Miguel Carreira

Igual que en los cuentos Bolañescos, los cuentos de No pregunten están construidos a partir de la acción constante. Cada cuento es una sucesión de acontecimientos, no necesariamente frenética, pero siempre constante. Todo avanza con una constancia que hace resonar el destino. En No pregunten por Gagarin no hay descripción, ni localización. No se puede reconstruir Dublín a partir de ellos, pero es que tampoco parece factible reconstruir cualquier habitación o algún paisaje de los que aparecen en el relato. Mientras leemos avanzamos por un pasillo. A los lados, el paisaje no existe. Quizás no sea casual que más de uno de estos cuentos estén ambientados en terrenos yermos, ni que algunos de estos cuentos del desierto, y también algún otro, tengan como fondo el tema del vacío, un fantasma que, de forma más o menos explícita, parece acechar en cada página, aunque evitando la megalomanía metafísica del concepto, que a estas alturas ya resulta un poco rococó.


barbarismos-revista-cultural-factor-critico

Barbarismos

por Miguel Carreira

Dicen que todos los grandes escritores aportan sus palabras al idioma. El paradigma es Shakespeare, claro, cuyas aportaciones al idioma son tantas que bastarían para crear, si no un idioma nuevo, sí un dialecto bien surtido. Esta necesidad de crear idioma donde no lo hay, de expandir el territorio de la lengua, es parte de la tarea del escritor, quizás la más importante. El escritor está condenado a utilizar un medio que es, a la vez, insuficiente y fecundo, demasiado restringido y descomunalmente inabarcable. Un asunto tan grave merece una broma de vez en cuando.


tecnicas-de-iluminacion-eloy-tizon-factor-critico

Técnicas de iluminación – Eloy Tizón

por Miguel Carreira

El mundo de Técnicas de iluminación está escindido en dos frentes inseparables e indivisibles, como las luces y las sombras. Tenemos un universo que podemos aprehender, un cosmos (en el sentido clásico) que se puede medir y pesar y que cae dentro del feudo de la ciencia, del conocimiento pero que, al mismo tiempo, sin abandonar ese peso cartesiano, es inasible, fragmentario, excesivo, atravesado por la vida humana que se desintegra ante su propio avance y que, a la vez, es inamovible, como un que río cede con indiferencia al casco de un barco.


señoras-y-señores-juan-marse

Señoras y señores; Juan Marsé

por Miguel Carreira

Marsé tiene buena mano para el retrato, con esa prosa plástica y muy formal que tiene de por si cierta tendencia estática y unas aspiraciones estéticas que, cuando funcionan, le dan al texto un cierto toque señorial. La prosa de Marsé huele a libro viejo y se despliega con pasos prudentes de zancadas cortas, siempre apuntaladas por una puntuación estricta y muy higiénica.


bajo-treinta-salto-de-página-factor-critico

Bajo treinta; VVAA

por Miguel Carreira

Hoy, gracias a los muchos y fabulosos avances en las varias ciencias que componen la narratología, sabemos de buena tinta que son sobre todo dos las hebras que tejen la literatura: lo que se dice y lo que no se dice. Existe siempre la tentación de confundir lo que no se dice con lo que se calla lo cual, por supuesto, es un error morrocotudo. Callar implica una cierta volición, querer ocultar con el silencio algo que, por las razones que fueren, no se quiere o no se puede sacar a la luz.