Dramáticas aventuras

por Ángeles Feinsilber

Cuando ya empezábamos a extrañarnos por el retraso del cuarto número de Dramáticas Aventuras Trimestrales Ilustradas, DÁTIL Producciones nos sorprende con la aparición de un especial, homenaje a los «annuals» de la Marvel y la DC, y a las antologías de relatos al estilo Stephen King Presenta tan populares durante los años 80, y en las que el supuesto «presentador», por supuesto, nada tenía que ver con el contenido del volumen.

Lo que nos trae DÁTIL con motivo del 30 Salón del Cómic de Barcelona es una antología de cuentos y cómics seleccionados por el Comisario Mono, uno de los personajes más carismáticos de Dramáticas Aventuras. Aunque quizá la limitada distribución de este título (tan solo adquirible a través de la web de la propia editorial, y en algunas librerías de Madrid hagan conveniente algunas palabras para presentarlo. Si un agujero negro se hubiera tragado toda la cultura popular de los ochenta, los autores de Dramáticas Aventuras vivirían en algún punto más allá de su horizonte de sucesos donde el tiempo permanece estático y el desarrollo de los acontecimientos del mundo real no los afecta para nada. Luchadores mexicanos, científicos chalados, monos policía, extraterrestres de Sirio, corridas de toros intergalácticas, e incluso la mismísima hija de Adolf Hitler campean a sus anchas por la fotonovela que constituye la parte central de cada entrega de esta publicación.

Todos los ingredientes recurrentes de la cultura pop tienen cabida en Dramáticas Aventuras, pero lo que la hace única es su condición caleidoscópica. En todos sus números, la fotonovela en la que se narran las peripecias de El Ligre (mitad león, mitad tigre) es acompañada de otros materiales dedicados al grupo de personajes secundarios que lo rodean, imitando todo tipo de géneros: artículos periodísticos, correo de los lectores, entrevistas, reportajes de casas del HOLA, cómics, anuncios falsos, literatura epistolar hitleriana, las fichas de superhéroes de Cómics Fórum, etc. Cada uno de estos textos funciona como un espejo que refleja al resto, dando cuerpo al conjunto de la obra, y permitiendo a sus autores ironizar sobre el pop que tanto aman.

La pasión por lo vintage del colectivo DÁTIL no se limita a los temas que tocan sino también a la imitación, en su estilo y en su apariencia, de géneros ya pasados de moda (para su próximo número, los autores ya han prometido un cómic rupestre y una obra de teatro barroca en verso rimado protagonizada por extraterrestres). Este especial «Selecciones del Comisario Mono» sigue la misma línea y en su interior encontramos el tipo de lecturas predilectas que cabría esperar en un simio con plaza de funcionario en los Cuerpos de Seguridad del Estado: «Pepsi Girl» un elegante relato noir de Juan Fernando Scari Wó García; «Estampas de la Vida Rural», otra de las hilarantes historias a las que nos tiene acostumbrados el impenitente fanzinero Óscar Frunobulax Alarcia , disfraza esta vez de un atmosférico cuento de terror rural; dos irónicos cómics guionizados por Scari Wó y con arte de Fabulous Goat Boy e Isgo3d; y una esperanzadora aproximación a lo que ocurriría si le arrebatáramos el mundo de la literatura a los seres humanos y se lo diéramos a los primates: un relato del desconocido Mike Race (al menos para los redactores de Factor Crítico) acompañado, eso sí, de una esclarecedora entrevista al autor.

Es hora ya de que alguna editorial con mayor distribución rescate Dramáticas Aventuras (incluyendo sus deliciosas digresiones como éste “Selecciones del Comisario Mono”) del limitado circuito fanzinero, especialmente ahora que, en cuestión de unos pocos meses, su primer arco argumental entrará en la recta final.


Dramáticas aventuras
Dátil ediciones
Madrid, 2012

Related Post

Revista Factor Crítico

Revista cultural Factor Crítico. Somos una revista dedicada a la crítica de cine, crítica literaria, crítica cultural, crítica de ensayo y crítica de cómic