El amante de la cafeína

factor-critico-malas-pulgas-orson-welles-slider

Orson Welles

Por el amante de la cafeína

Orson Welles. Vaya nombre. Con un nombre así ya se tiene el camino medio andado. Es un nombre que casi pesa. «Orson Welles» viene a ser sinónimo de gran cine, de cine clásico, de ponerse en pie y ajustarse el nudo de la corbata mientras se dice/piensa: «Hombre, Orson Welles». A mí Orson Welles no me dice mucho. O, al menos, no me dice tanto. Taranto. El hecho de que se suicidase le añade atractivo a su figura (y que le gustasen los toros, los puros y las señoritas). Pero, alto…

Encuentra el artículo completo

malas-pulgas-nota-de-prensa-slider

Nota de prensa

por El amante de la cafeína

Esto no es un «Malas pulgas» al uso sino que pretende ser información seria y fidedigna. Les pondré en situación.

Hace unos días sonó el telefonillo de mi casa a una hora que, sin llegar a ser intempestiva, sí era lo suficientemente tardía como para que acudiese a mi mente la inevitable pregunta: «¿Quién coño llama a estas horas?»


factor-critico-benjamin-slider

Walter Benjamin: Un gafotas

por El amante de la cafeína

Walter Benjamin (1892-1940) a lo que más se parecía era a un crítico de arte. Ahora desde donde más se le reivindica es desde la filosofía. Hasta el punto de que podríamos decir que si hay un autor intocable en el canon filosófico contemporáneo ese es Walter Benjamin. Lo tiene todo, además: judío que escribía en aleman, ocupado y preocupado por la «alta cultura» europea, y cara/pose de pensar mucho


Factor-Crítico-Malas-pulgas-Literatura-arte-marchito

Literatura: Arte Marchito

por El Amante de la Cafeína

Iba a comenzar declarando que la literatura es cosa de pusilánimes. Si estuviésemos en un melodrama o en una comedia de situación americana —o fuésemos producto de la ESO, que viene a ser lo mismo—, necesariamente habría que simplificar y decir que la literatura es cosa de perdedores. Pero no quiero que esto se nos vaya de las manos. Diré


factorcritico-malaspulgas-escritores

Escritores

por El amante de la cafeína

Escritores, sí. Digámoslo claro: hoy en día no hay escritores. ¿Qué es un escritor? Normalmente es un tipo —lo siento chicas, de momento la cosa sigue siendo así— que dice que es escritor. Ahí está el truco. Hay un número relativamente alto de inconformes que dicen ser escritores. Otra cosa es que lo sean